Se esperaba que esta semana la gripe alcanzase el pico máximo de la temporada invernal, pero según los datos que recogen los médicos en Castilla y León la pasada semana remitió un poco la incidencia y todo apunta a que en 20 días la epidemia de este año habrá pasado a la historia.

En concreto, del 6 al 12 de enero se calcula que tenían la gripe 261 personas por cada 100.000 habitantes en Castilla y león, mientras que del 13 al 20 (últimos datos que se conocen) bajó hasta 214 casos por 100.000 habitantes.

Hacia abajo

Esto supone que, según la forma en la que actúa todos los años el virus de la gripe (varía poco), o repunta un poco esta semana e inicia el descenso, o empieza a disminuir su incidencia «hasta prácticamente desaparecer en tres semanas».

Esta segunda opción es la que parece más probable, según los médicos de familia de cuatro centros de salud  consultados por 20 minutos.  Todos coinciden en que aunque esta semana aún hay un importante número de consultas, fue la anterior cuando se notó más afluencia de pacientes. «La semana pasada dábamos cita para tres días y esta ya para el día siguiente», confirman en la Victoria. «Sí, a nosotros nos ha pasado algo similar», dicen desde Casa del Barco.

Desde Delicias II, también corroboran que hubo más trabajo del 13 al 19 de enero, aunque insisten en que «se ha notado menos que en otros años», cuando la gripe llega en el mes de enero.

Mucha gastroenteritis

Este invierno, y también las últimas semanas, han sido habituales las gastroenteritis y los cuadros digestivos. «También son muy comunes los procesos en vías altas, con mocos en garganta o problemas respiratorios», dice la doctora Isabel Gutiérrez. Estos problemas se confunden en ocasiones por los ciudadanos, que piensan que son procesos gripales. «Sí la gente los confunde, porque hay síntomas parecidos, aunque en ningún caso aparece la fiebre», dice la coordinadora en funciones de Casa del Barco. De hecho, aunque el virus de la gripe desaparezca este año, pueden seguir dándose estos procesos.