Un agente de la Policía Nacional en imagen de archivo
Un agente de la Policía Nacional en imagen de archivo EUROPA PRESS - Archivo

Los seis jóvenes formaban un grupo, de edades comprendidas entre los 17 y los 25 años. Cinco de ellos contaban con antecedentes policiales.

El 'modus operandi' consistía en hacer un pedido y esperar en la vivienda en la que se debía hacer la entrega de la pizza hasta la llegada del repartidor, donde lo abordaban y le golpeaban en grupo. Los autores utilizaban capuchas y pasamontañas para evitar ser identificados. Les quitaban el pedido realizado, el dinero de la recaudación y los objetos personales de valor que portaba el repartidor.

El primero de los asaltos se produjo el día 20 de abril en la avenida de Tombatossasls cuando un repartidor de pizza fue abordado en el portal por varios jóvenes encapuchados, al que sustrajeron una riñonera con la recaudación de la empresa, un teléfono móvil y las pizzas; y un segundo hecho delictivo se produjo en la calle Herrero, cuando el repartidor fue abordado y rodeado a la salida del ascensor.

Consulta aquí más noticias de Castellón.