El actor y director Tristán Ulloa.
El actor y director Tristán Ulloa. ARCHIVO

Su primer papel de importancia fue en Mensaka, pero su primera candidatura a los Goya llegó con Lucía y el sexo. En 2007 Tristán Ulloa saltó detrás de las cámaras con su hermano, y 2008 se inició con una doble nominación a los premios y unas cuantas reflexiones sobre la situación del cine español.

Las candidaturas me han dejado un sabor agridulce: estoy feliz por mí, pero echo de menos a gente"

Dos candidaturas, una como actor principal por Mataharis y otra como mejor director debutante, por Pudor, junto a tu hermano David. ¿Se puede pedir algo más?
Me hubiese gustado un mayor reconocimiento a Najwa Nimri, ya que gran parte de mi nominación por Mataharis se debe a ella. También echo en falta, entre los premios a los actores, a los de mi película, porque Elvira Minguez y Nancho Novo hicieron grandes trabajos. Eso me deja una sensación agridulce, feliz por mis dos candidaturas pero triste porque Pudor podría haber conseguido algo más.

¿Cómo fue el proceso de dirigir con tu hermano?
Participamos juntos durante toda la producción, aunque nos repartirnos un poco el trabajo durante el rodaje: él se ocupaba de la parte técnica y yo más de los actores.

¿Qué otras películas te han llamado este año la atención?
Me encantó La soledad, una película impresionante, y también otras que se quedaron fuera de los Goya, como Ladrones y Yo.

Es una vergüenza que se haya querido dejar fuera a los cortos y a las cintas europeas"

¿Cómo valoras la intención de la Academia de excluir los cortos y la mejor película europea de la entrega de premios?
Como una vergüenza. Es incomprensible que se dejen de lado esos galardones por acortar la ceremonia cinco minutos. Si lo primero es inexplicable, lo segundo es casi peor: justo cuando más coproducciones se hacen, cuando más queremos internacionalizar nuestro cine, se les da ese portazo... Ahora ellos podrán hacer lo mismo en sus 'César ' o sus 'Donatello'.

¿Y el bajón de espectadores del cine español?
En primer lugar, creo que el público español es muy duro con su cine. Cuando ve una mala película estadounidense no dice "que malo es el cine americano", generalización que sí hacen con el español. Por otra parte, es innegable que está cambiando la forma de ver las películas: la gente prefiera verlas en casa, y eso afecta a las recaudaciones.

¿Crees que no tiene nada que ver con la calidad de las películas?
No. Creo este año, por ejemplo, hay propuestas muy buenas y variadas. En 2007 se han hecho películas muy diversas, y para comprobarlo mira las cuatro nominadas como mejor película. Así que la crisis... no se cuál es la solución, pero creo que por nuestra parte estamos haciendo lo que nos correspondía.