Avenida Meridiana de Barcelona.
Avenida Meridiana de Barcelona. AJUNTAMENT DE BARCELONA

La nueva Meridiana comenzará a tomar forma como un nuevo eje para peatones, ciclistas y transporte público, con un bulevar central, que desterrará la actual imagen de la vía  como una "autopista urbana" de acceso y salida de Barcelona. Y lo hará en los próximos días, a pesar de que la previsión inicial era que comenzara esta última semana de junio. El inicio de las obras se retrasa pues unos días.

El primer tramo en el que se visibilizará esta transformación será el que va de la plaza de las Glòries a la calle Mallorca, de 800 metros de longitud.

Este punto de la Meridiana fronterizo entre los distritos de Sant Martí, Eixample y Sant Andreu, servirá como laboratorio para comenzar a obrar el cambio. La calzada entre Glòries y Aragó pasará a tener dos carriles por lado, uno para vehículos privados y el otro para el transporte público, y en medio se ubicará una rambla arbolada de 16 metros de ancho y con un carril bici a cada extremo del paseo. Las aceras tendrán entre 8,40 y 9,20 metros de ancho.

Más espacio verde

Con esta intervención se dará continuidad desde la Meridiana al espacio verde que se ganará con el futuro Parc de les Glòries y que conectará con el de la rambla de Guipúscoa que, al cruzar la Meridiana, pasa a ser la calle Aragó. En el tramo entre Aragó y València habrá tres carriles por extremo, eliminando uno por sentido respecto a los actuales, y el espacio verde ocupará 9,5 metros de ancho con un carril bici en cada punta, aceras de más de 11 metros de anchura y con más vegetación.

Por último, en esta primera fase, el ámbito de actuación entre València y Mallorca contará con tres carriles de entrada y cuatro de salida (uno de ellos para el bus) e igualmente con un espacio verde central con carril bici en ambos sentidos, más espacio para viandantes y más árboles.

Retoques hasta Fabra i Puig

Mientras se completa esta primera fase de transformación de la Meridiana, presupuestada en 11 millones de euros y con previsión de finalizar los trabajos en marzo de 2019, se harán tras el verano pequeñas actuaciones en el tramo de la vía que transcurre de Mallorca a Fabra i Puig.

Se añadirá un nuevo intercambiador de autobuses interurbanos en La Sagrera y se reducirá la amplitud de los carriles de circulación para darle más espacio a las zonas centrales de refugio de los peatones. Esta es una demanda muy reivindicada por los viandantes, sobre todo aquellos con más dificultades para cruzar a pie una avenida tan ancha.

El grueso de la actuación hasta Fabra i Puig, no tiene aún un calendario previsto.

Los vecinos exigen una reforma global

La plataforma SomMeridiana exige que el proyecto no se quede solo «en la primera fase» y que se mejore el transporte público porque sino «los coches cambiarán unas calles por otras».

Opiniones divididas ante el inicio de la primera fase de los trabajos

Pepe, 80 años, jubilado. "Creo que ahora es una mala época para empezar las obras, sobre todo por el calor que hace. Mejor que dejen la Meridiana como está. Va a perjudicar al tráfico. Por las tardes hay mucho porque por aquí pasa mucha gente que viene a Barcelona a trabajar".

Laura, 53 años, farmacéutica. "La asociación de vecinos ha informado un poco sobre el inicio de las obras pero espero que estas no nos afecten directamente. Estos trabajos molestarán seguro, pero si a largo plazo favorecen a la comunidad, considero que estará bien".

Jorge, 30 años, empleado de autoescuela. "Los viernes por la tarde hay mucho tráfico y si te reducen carriles habrá mucho caos. Además, el polvo y el ruido de las obras fastidiarán. Me afectará porque tengo una autoescuela y las clases las hacíamos por esta zona. Ahora tendremos que cambiar."

Patricia, 36 años, ciclista. "No conozco mucho al respecto de las obras que van a hacerse en la avenida Meridina, pero considero que siempre es bueno que el Ayuntamiento haga cosas que a largo plazo puedan contribuir a contaminar menos la ciudad".

Consulta aquí más noticias de Barcelona.