Fiscalía reduce de 17 años a 10 y medio la petición de prisión al acusado del crimen de Petín (Ourense)

  • OURENSE, 21 (EUROPA PRESS)
Jornada del jueves del juicio del crimen de Petín
Jornada del jueves del juicio del crimen de Petín
Europa Press

La Fiscalía ha reducido de 17 a 10 años y 6 meses la petición de pena de cárcel al acusado de matar al ciudadano holandés en enero de 2010 en la aldea de Santoalla, en el municipio ourensano de Petín, por considerar que el hecho constituye un delito de homicidio y no de asesinato, como se había reflejado en el informe fiscal al inicio de juicio. También le acusa por un delito de tenencia ilícita de armas.

El fiscal ha tenido en cuenta la discapacidad del acusado, en prisión provisional desde diciembre de 2014 y que sufre un retraso mental leve según los informes médicos, por lo que le ha aplicado un atenuante de pena. Además, solicita para éste una cuantía que se rebaja de 200.000 euros a 50.000 euros en concepto de responsabilidad civil y su alejamiento a Santoalla durante 11 años y 6 meses.

"Entiendo que es un homicidio y no un asesinato. Venía con la cabeza caliente de escuchar críticas al holandés por parte de los familiares y quiso agradarles matándolo, pero no sabía las consecuencias y fue un acto espontáneo, sin planificación", ha asegurado este jueves el fiscal en las conclusiones de la vista oral, celebrada en la Audiencia Provincial de Ourense.

El fiscal ha apuntado en su intervención dirigida al jurado popular que el presunto culpable de la muerte del holandés "no ha negado los hechos" en el juicio oral, pero sí se ha declarado culpable "en otras pruebas judiciales y en el momento de su detención". "Tenía armas, sabía usarlas y muchos testigos lo han visto con un rifle por Santoalla y disparar, incluso su hermano ha afirmado en el juicio que él mismo le enseñó a hacerlo", ha subrayado.

"El acusado creyó que el holandés iba deprisa con su vehículo, éste bajó la ventanilla y el acusado le pegó un tiro en el pecho a la víctima y lo mató. No se han encontrado restos de balas en el cadáver porque, al disparar desde tan cerca, no dio tiempo a que la munición se dispersara", ha afirmado.

Por su parte, Fiscalía solo ha atribuido al hermano del principal acusado del crimen el delito de encubrimiento, por lo que quedará totalmente impune al ser familiar del presunto autor del delito. "Está mal lo que hizo, pero le sale penalmente gratis", ha aseverado.

"El hermano del autor encubrió los hechos porque pensó que podrían echarle a él la culpa. El autor le ayudó a mover el cuerpo del fallecido al asiento de al lado del conductor y su hermano lo trasladó en el vehículo del holandés por pistas forestales de nulo tránsito para, así, esconderlo en un lugar vedado a la caza por el que no pasa nadie", ha abundado.

El fiscal ha concretado que, después, "el hermano del autor prendió fuego al holandés y escondió el coche, lo alejó a 95 metros del cadáver". "Puede que fuera verdad que el coche ardiera por sí solo", ha añadido. A su vez, ha asegurado que la voluntad del matrimonio extranjero de querer formar parte de la comunidad de montes "fue la gota que colmó el vaso", ya que "suponía una gran fuente de ingresos para la familia del autor del crimen" y repartir el dinero no les agradaba.

DEFENSAS

Por su parte, las defensas del presunto autor de la muerte del holandés y de su hermano se han adherido a la petición de la Fiscalía y ambas han reconocido los hechos expuestos por el Ministerio Fiscal en la cuarta jornada de la vista oral.

La abogada del principal sospechoso ha comunicado al jurado popular que tenga en cuenta que su cliente "no es más que un niño que no tiene desarrolladas las capacidades para trabajar y solo es capaz de realizar funciones muy básicas". "Es incapaz de planificar y no tiene nada de adulto, se esconde cuando ve gente desconocida", ha abundado.

Asimismo, ha declarado que su cliente "es otra víctima" por no haber recibido la atención de otras personas que lo vieron con la escopeta en el pueblo y no avisaron a las autoridades. Finalmente, el hermano del presunto autor de la muerte del holandés ha asegurado que los hechos presentados por la Fiscalía en la vista oral constituyen "lo que ocurrió". El acusado del crimen no ha querido declarar.

PRUEBAS ACÚSTICAS Y BALÍSTICAS

Otro de los aspectos de la investigación deriva de la presencia de un voluntario israelí en el pueblo el día del crimen. Según ha afirmado éste en declaraciones anteriores al juicio oral, no percibió ningún ruido de disparo con arma en la fecha señalada.

Dos agentes del área de acústica de la Guardia Civil han asegurado este jueves a través de videoconferencia que recrearon en Santoalla la situación descrita en el informe de la Fiscalía. "Se realizaron distintos disparos en la zona en la que pudo haber ocurrido el crimen y analizamos el sonido que produjo el arma al disparar", han concretado.

Han asegurado que, en base a la prueba empírica, se confirma que los disparos pueden ser escuchados en el pueblo por una persona con audición normal. "Los disparos de escopeta suenan como un golpe seco, por lo que el sonido puede ser confundido por alguien que no está acostumbrado a escucharlos", han añadido. "Es un sonido que llama la atención; sin embargo, puede pasar desapercibido si se está realizando alguna actividad, incluso puede influir la lluvia", han concretado.

Por su parte, dos miembros del departamento de balística de la Guardia Civil han afirmado en la cuarta jornada del juicio que analizaron dos escopetas de calibre 12 encontradas en los domicilios de la familia del presunto autor: "una de dos cañones y otra semiautomática".

Han concluido que cualquiera de las dos tiene un potencial devastador en el cuerpo humano si el disparo se ejecuta a corta o media distancia. "Damos por hecho que el disparo se efectuó a corta distancia y su efecto es mortal si se daña algún órgano", han dicho.

Y han apuntado que una herida provocada por esta arma podría no generar mucha sangre "si el disparo se efectúa a corta distancia", ya que "el agujero sería menos grande al no dar tiempo a la munición a dispersarse". "La ropa también podría ocultar los daños producidos, tapar la herida y parecer que no haya pasado nada", han añadido.

ESCUCHAS TELEFÓNICAS Y MICRÓFONOS

En la cuarta sesión del juicio se reprodujeron las escuchas telefónicas de las conversaciones mantenidas por miembros de la familia del acusado con éste. En la conversación entre el acusado y la pareja de su hermano, el primero se ríe cuando ella le pregunta por el suceso del holandés. En otro diálogo mantenido por un compañero de la familia con el presunto autor, éste responde un "ya, y qué" cuando el otro le advierte de que la prensa había escrito sobre el crimen.

En una tercera escucha, la mujer del hermano del principal acusado reconoce que su marido "no se entera de nada desde que fue lo del holandés" y asegura en otra conversación: "A nosotros, no nos van a investigar nada".

En la cuarta jornada del juicio oral, también se ha reproducido la conversación entre el sospechoso y su hermano durante su trayecto en vehículo hacia el cuartel de la Guardia Civil, recabada por los micrófonos colocados en el coche de este último.

En ella, y según ha reconocido la Fiscalía, el hermano le dice al autor qué debe contestar a las preguntas de la Benemérita y lo prepara para enfrentarse a las cuestiones que le harían sobre el fallecimiento del vecino holandés de Santoalla.

Mientras, la mujer del holandés ha reconocido este jueves, minutos más tarde de finalizar la cuarta sesión de la vista oral, que "todo está bien hecho" y que estará pendiente de la decisión final que tome el jurado popular. "Nunca es bastante porque nada va a hacer volver a mi marido. Espero que el jurado popular esté de acuerdo con el fiscal", ha concluido.

Así, el juicio oral ha finalizado dos sesiones antes de lo previsto, ya que estaba señalado hasta el 25 de junio. El jurado popular del caso será el encargado de emitir el veredicto definitivo.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento