Según informa el Ayuntamiento de Sevilla en un comunicado, los hechos se produjeron a primera hora de la mañana del pasado sábado, cuando una patrulla observó una furgoneta estacionada junto al parking de Santa Justa que comenzaba a bajar turistas.

Los policías locales contactaron con ellos y averiguaron que procedían del municipio onubense de Valverde del Camino y se dirigían a coger el tren con destino a Madrid. Habían sido trasladados por el conductor, previo pago de 50 euros.

Estos agentes contactaron con el conductor y le solicitaron la documentación que le habilitara para realizar tal actividad de transporte de personas. Carecía de la misma, de ahí que fue denunciado administrativamente, y el vehículo quedó inmovilizado en las inmediaciones de Santa Justa.

El delegado municipal del ramo, el socialista Juan Carlos Cabrera, ha resaltado la labor de la Policía Local contra el intrusismo que, además de suponer "una competencia desleal frente a los profesionales que ejercen legalmente el transporte de personas, deja a los clientes indefensos a la hora de ejercer sus derechos como consumidores ante cualquier problema".

Consulta aquí más noticias de Sevilla.