Melania Trump
Melania Trump, en la Casa Blanca. GTRES

La primera dama de Estados Unidos, Melania Trump, expresó este domingo su rechazo a la política oficial migratoria estadounidense al criticar la separación de los hijos menores de edad de los inmigrantes que cruzan ilegalmente la frontera.

"La señora Trump odia ver a los hijos separados de sus familias y espera que ambas partes puedan unirse para lograr una reforma de la inmigración exitosa. Cree que debemos ser un país que cumpla todas las leyes, pero también un país que se gobierne con corazón", afirmó la portavoz de Melania Trump, Stephanie Grisham, en declaraciones al portal político The Hill.

Esta postura está en contradicción con la política de "tolerancia cero" recientemente anunciada por el Gobierno por la que se perseguirá penalmente a todos los adultos que intenten cruzar ilegalmente la frontera sur de Estados Unidos. Como consecuencia, las familias son separadas, según reconoció el fiscal general, Jeff Sessions.

Esta política ha sido muy criticada por la oposición demócrata y los activistas de los derechos de los inmigrantes por considerar que es un tratamiento cruel y traumático para los menores. La Academia Americana de Pediatría criticó recientemente este nuevo enfoque porque podría provocar un "daño irreparable" a los menores.

Sin embargo, la Casa Blanca defiende su valor disuasorio e incluso ha intentado responsabilizar a los demócratas de esta nueva política con la intención declarada de forzar la negociación de un nuevo marco legal para la inmigración.