Quim Torra promete el cargo.
Quim Torra promete el cargo. EUROPA PRESS

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, ha considerado este miércoles que es una sugerencia razonable que el día 1 de octubre se convierta en "fiesta nacional" en Cataluña, en honor a que fue el día de 2017 en que se celebró el referéndum sobre la independencia.

Lo ha dicho en un apunte en Twitter: "Parece una sugerencia muy razonable, gracias", después de que la Assemblea Nacional Catalana (ANC) se lo propusiera a través de otro apunte en la misma red social.

La ANC lanzó esta propuesta este martes, haciéndose eco de que el Ayuntamiento de Seva (Barcelona) ha declarado fiesta local el 1 de octubre, y la entidad soberanista pide que sea fiesta en toda Cataluña.

"El 1 de octubre fue el punto de no retorno en nuestro camino a la independencia y el papel de los ayuntamientos fue clave para avanzar. Celebramos la iniciativa de Seva y esperamos que se extienda en todas partes", explicó la ANC.

La propuesta ha sido bien acogida por diputados de JxCat como su portavoz en el Parlament, Albert Batet, que ha manifestado: "¡Totalmente de acuerdo! ¡Si es posible sería fantástico! 1-O Día de la República".

El PPC rechaza que el 1-O sea festividad: "El independentismo quiere invadirlo todo"

El secretario general del PPC, Santi Rodríguez, ha mostrado este miércoles su rechazo a la propuesta de la Assemblea Nacional Catalana (ANC) de declarar el 1-O como "fiesta nacional", y ha acusado al independentismo de "querer invadirlo todo, el conjunto de la sociedad, los espacios públicos y las festividades".

En declaraciones a RNE-Ràdio4, Rodríguez ha lamentado que "los partidos y las entidades independentistas lo que pretenden es invadir el conjunto de la sociedad, los espacios y las festividades, todo lo quieren invadir con su visión particular de Cataluña, que no es compartida por el conjunto".

Es por ello por lo que ha opinado que "cualquier acción en este sentido es un error y no hace más que provocar diferencias entre una parte y otra de la sociedad", ha dicho el diputado en el Parlament, que ha criticado que "inunden el espacio público con su ideología" y "nieguen la fractura social, que para los que la sufrimos, vemos y notamos es evidente".

Para el dirigente, "cada vez está más claro que el Govern representa solo a una parte de la sociedad", ya que el propio presidente catalán "excluye de su acción a una parte muy importante de la sociedad catalana".

A pesar de ello, Rodríguez ha reprochado a la líder de Ciudadanos en Cataluña, Inés Arrimadas, que no acudiera a la ronda de contactos con Torra al estar en desacuerdo con la pancarta a favor de los dirigentes presos y el lazo amarillo en la fachada de la Generalitat.

"Compartimos el desagrado por el hecho de que en el Palau haya esos carteles y rótulos, pero la mejor manera de mostrar disconformidad es ir y decirle que no estamos de acuerdo y aprovechar para decirle muchas otras cosas. Desaprovechar esas oportunidades no es bueno para el conjunto de la sociedad catalana y su pluralidad", ha aseverado.

En este sentido, ha recordado que Xavier García Albiol trasladó a Torra en su reunión la proposición de ley del PP sobre "símbolos y neutralidad del espacio público", pero también ha recordado que "la política es más que los lazos amarillos en la fachada de la Generalitat" y por ello el líder popular fue más allá de mostrar su "disconformidad" y también abordó otros temas sociales.

Por último, sobre el anuncio de Arrimadas de que Cs pedirá la celebración de un pleno monográfico en el Parlament sobre "la agenda social en Cataluña" y cómo "recuperar la convivencia", Rodríguez ha ironizado: "Después de cinco meses, que Arrimadas haya tenido una iniciativa está bien. Bienvenida que haya tenido una iniciativa".

Consulta aquí más noticias de Barcelona.