Todo comienza como un drama. A sus 50 años, la vida de Marie-Francine da un vuelco cuando su marido la deja por una mujer más joven, se queda sin trabajo y no le queda más opción que regresar a casa de sus padres. Pero la directora francesa Valérie Lemercier pronto le da la vuelta al tono y convierte esta historia en una comedia romántica de gente madura. "No solo las top models tienen derecho a encontrar el amor", afirma Lemercier a 20minutos.

El título original es en realidad Marie-Francine, un nombre "pasado de moda". "Catorce personas en toda Francia se llaman así", explica la directora. Pero fuera de su tierra no tiene mucho significado. "Me encanta Los 50 son los nuevos 30, dice mucho más y tiene un sentido internacional", añade.

Como todas sus películas, trata sobre el papel de la mujer, una reivindicación femenina que existe en Lemercier desde mucho antes del #MeToo. "Esta película se escribió y realizó mucho antes de todo este movimiento. Yo cené con Weinstein cuando tenía 25 años, en Cannes, y ni siquiera me miró", recuerda antes de explicar que para ella "ser mujer nunca fue un problema" en el ámbito laboral.

"Nunca sentí que ser mujer fuera un hándicap. Tampoco me he sentido obligada jamás a tener una aventura con alguien para hacer una película o una obra de teatro", aclara.

A Lemercier no le gusta la discriminación, tampoco la positiva. "En Francia tenemos mujeres que hacen películas, exitosas además. Por lo tanto, yo rehúso ir a un festival de solo mujeres. Se trata de películas, node directores o directoras. Me parecería muy injusto para nosotras incluso que hubiera un festival con diez películas de mujeres y diez películas de hombres. No se trata de eso, el talento es independiente del género", reflexiona.

De ella hay mucho en esta historia. Para empezar, es "una mujer alta y depresiva", dice entre risas repitiendo así la descripción que otro personaje hace de Marie-Francine en un determinado momento del filme. También la banda sonora es elección totalmente suya. Suenan Amália Rodrigues, Georges Moustaki, Julio Iglesias... "Es la banda sonora de mi niñez".

Eso sí, a diferencia de su personaje, jamás volvería a vivir con sus padres. "Me las apaño yo solita desde que tengo 16, nunca haría eso. Pero tengo tres hermanas, y es verdad que después de momentos difíciles, he tenido ganas de dormir en el sofá de alguna de ellas. La familia es un refugio", concede.