Polémica en el Parlamento por un informe sobre la sentencia de la Gürtel encargado por Santalices para el debate

  • SANTIAGO DE COMPOSTELA, 6 (EUROPA PRESS)
Junta de portavoces del Parlamento de Galicia
Junta de portavoces del Parlamento de Galicia
EUROPA PRESS

El encargo de un informe jurídico por parte del presidente del Parlamento, Miguel Santalices, para moderar el debate en el que se iba a abordar la sentencia de la Gürtel ha encendido la polémica en el Pazo do Hórreo.

Los grupos de la oposición han forzado la convocatoria de una junta de portavoces para pedir explicaciones al presidente de la Cámara y conocer el contenido de ese documento por el cual puntualizó en el diario de sesiones las palabras de la diputada del BNG Ana Pontón en las que dijo que el PP había sido "condenado por corrupción".

La portavoz del Bloque leyó las portadas de los principales periódicos en los que se recogía, al día siguiente de conocer la primera sentencia del caso Gürtel y en los que se publicaba que el PP había sido "condenado por corrupción". Pero Santalices, en el debate, esgrimió un informe jurídico de los letrados sobre el que se basó para advertir de que no iba a "consentir" que se dijesen "inexactitudes".

Así, todos los grupos de la oposición han forzado una junta de portavoces pero, tras la reunión que tuvo lugar antes de que se reanudase la sesión plenaria, los portavoces han censurado que no se les facilite el informe, mientras que la viceportavoz popular, Paula Prado, defiende que se mantenga en manos únicamente de Santalices.

"NO VA A ACEPTAR NINGUNA MORDAZA"

"Acabamos de vivir una situación muy preocupante desde el punto de vista democrática. El PP pasó todas las líneas rojas de la democracia y lo hizo diciendo que en este Parlamento está prohibido decir que hay una sentencia que condena al Partido Popular por corrupción", ha señalado la portavoz del BNG, Ana Pontón.

La dirigente nacionalista ha advertido de que el Bloque "no va a aceptar ninguna mordaza, ni con informes preventivos, ni sin ellos" y ha

considerado que esta situación es el reflejo de que el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, "afronta con debilidad el debate que tiene por delante".

"Si el modelo de regeneración del PP es amordazar el Parlamento gallego, hoy Feijóo perdió muchas posiciones en el debate y en el perfil que en teoría quiere darle al PP", ha significado Ana Pontón, quien ha tildado de "auténtica vergüenza democrática" lo que se ha vivido este miércoles en el Parlamento y ha agregado que en el debate de la moción de censura del Congreso se usaron estas mismas palabras.

"Y ahora llega Feijóo a decir que esto está privado", ha sentenciado la diputada que fue protagonista del debate en el hemiciclo con el presidente autonómico.

"VERGÜENZA AJENAN Y BOCHORNO"

Por su parte, el portavoz de En Marea, Luís Villares, ha juzgado que la actitud de la Presidencia de la Cámara produce "vergüenza ajena y bochorno democrático". Así, ha asegurado que hay un "trato desigual", incluido el nombre que se le dan a los "partido", dijo, en referencia velada a que al suyo se le alude normalmente como "mareas de Podemos" por parte de las bancadas populares.

Luís Villares ha denunciado que "en base a un informe que no conocen" tienen que "retirar unas expresiones" determinadas. "Estamos en un estado anómalo en términos democráticos, más parecidos a estados donde se ocultaban las normas para que se pudiesen perseguir a la gente sin siquiera saber lo que hacen", ha lamentado.

Además, el portavoz de la formación 'rupturista' ha dicho que provocó "vergüenza" las explicaciones dadas sobre la llamada al orden por las menciones que él mismo hizo en el debate sobre Manuel Baltar y ante las que Santalices también intervino para insistir en que la causa que se abrió contra el presidente de la Diputación de Ourense está "archivada".

"Es inaceptable que una persona abuse de su posición para coger un micrófono y salir en defensa de su amigo Baltar cada vez que le place, cuando no tiene capacidad reglamentaria para hacerlo y que su única observación sea que 'si sabemos que le enfada, por qué insistimos'", ha explicado Villares. "Esto es un uso arbitrario", ha reprochado, para sumarse a que la situación de la cámara es de "amordazamiento".

"LÍMITE MUCHO MÁS ESTRICTO CON LA OPOSICIÓN"

En su intervención, el portavoz parlamentario del PSdeG, Xoaquín Fernández Leiceaga, ha considerado que los "límites" de la libertad de expresión deberían ser "extremadamente amplios sin afectar al decoro" de la Cámara. "El problema está cuando se trata de usar un límite mucho más estricto para la oposición y una interpretación extremadamente laxa para el propio presidente de la Xunta, que no tiene ningún rubor o empacho en verter conceptos bastante más duros que la oposición sin que pase nada", ha agregado.

Leiceaga, sobre el informe, ha vuelto a pedir que se "ponga a disposición de los grupos" para saber "hasta donde se puede llegar sin ser llamados al orden". Así que, una vez que se hizo público que existía, entiende que debería conocerse para todos: "Es metafísicamente imposible acatar las conclusiones de un informe que desconocemos".

PAULA PRADO

Frente a estas posiciones, la viceportavoz parlamentaria del PPdeG, Paula Prado, ha defendido que el presidente de la Cámara, que es "médico" de profesión se "asesore" jurídicamente con los servicios de la Cámara y ha manifestado que es una actuación "habitual" entre todos los grupos.

Así, Prado ha indicado que en otros casos puede ser más "fácil" detectar las cuestiones que se puede decir y, por ello, ha apoyado que Santalices hubiese recurrido a un informe de los servicios jurídicos para saber cómo actuar en esta sesión. "Yo prefiero que le presidente de la Cámara esté bien asesorado y no perdido. No entiendo las críticas", ha remarcado.

Ante la petición de que se haga público, Paula Prado ha insistido en que "no se comparte con el resto de los diputados" las consultas que se hacen individualmente. "Yo entiendo que él quiere saber hasta donde puede llegar una valoración", ha aseverado, antes de indicar que determinadas expresiones pueden "ofender a un grupo parlamentario", como llamarle "al PP homicida".

Del mismo modo, ha negado que el presidente del Parlamento "tire más para un lado que para otro" y ha citado que se habló de partido "homicida" y de "narcochófer" durante el debate parlamentario. "Si el presidente tuviese que llamar al orden por cada cosa que se dice, estaría llamando al orden cada cinco minutos", ha concluido Prado, quien ha considerado que "se intensificaron las alusiones personales últimamente, pero no por parte del PP".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento