Lince
Imagen del lince liberado en Portugal y avistado en Barcelona. TWITTER AGENTS RURALS

Un ejemplar de lince ibérico que había sido liberado en Portugal en 2015 ha sido identificado y fotografiado en el área metropolitana de Barcelona por los Agentes Rurales de la Generalitat.

Se trata del primer avistamiento de un ejemplar de esta especie en peligro de extinción en Cataluña desde principios del siglo XX, han informado fuentes del departamento de Territorio y Sostenibilidad.

El lince identificado es Litio, un macho nacido en 2014 en el centro de cría en cautividad del Acebuche (Huelva), que fue capturado el 5 de mayo de 2016 en la finca Gibraleon (Huelva) tras observar carencias en su adaptación al medio, por lo que se le trasladó al Centro de Recuperación de Especies Amenazadas (CREA) de Huelva.

Una vez recuperado se volvió a liberar en Portugal en 2015 y pocos días después la señal de GPS que emitía su collar se perdió.

Los técnicos observaron y fotografiaron al animal en el área metropolitana de Barcelona el pasado 29 de mayo en un operativo de búsqueda que se puso en marcha a raíz de varios avisos de avistamientos de este felino en la zona.

A partir de la imagen, técnicos del Servicio de Fauna y Flora de la Generalitat pudieron identificar al lince, gracias al collar emisor que llevaba y a la colaboración de los expertos de los programas de reintroducción de esta especie en la Península Ibérica, así como a los responsables del proyecto Iberlince.

Ahora, la Generalitat está estudiando su captura, dado que se encuentra en un emplazamiento inadecuado para garantizar su seguridad, situado cerca de infraestructuras viarias y núcleos urbanos.

Así, con el apoyo de un equipo técnico y veterinario del proyecto Iberlince, se localizará a este lince ibérico por vía terrestre, con un receptor de señal, y, si no es posible, con otros medios.

El proyecto Life Iberlince, en el que participan Portugal y España (Extremadura, Castilla-La Mancha, Murcia y Andalucía), pretende recuperar la distribución histórica de la especie a partir de su reintroducción y con los trabajos de conservación desarrollados se ha conseguido pasar de 94 ejemplares en 2002 a 589 en el último censo de 2017.