Asimismo, Luna ha resaltado la importancia de la prevención y el control del tabaquismo y ha señalado que "el Gobierno andaluz puso en marcha en 2005 un Plan Integral de Tabaquismo con el objetivo de disminuir los efectos perjudiciales del tabaco en la salud de la población andaluza, coordinando todas las actuaciones necesarias para prevenirlo y abordarlo con procedimientos de efectividad probada, incorporando medidas novedosas para vincular a toda la sociedad en la lucha frente al tabaquismo".

En este sentido, la delegada ha recordado que "la Junta está trabajando en la actualización de este Plan para hacer frente a los nuevos retos en salud pública que se están planteando en este campo". Se promoverán medidas orientada a que las persona infantil y adolescente no se inicie en el consumo.

También se planteará una estrategia de respuesta a productos como cigarrillos electrónicos y cachimbas, que se han introducido por parte de la industria como aparentemente inocuos, o el tabaco de liar, cuya promoción se acompaña de una publicidad engañosa sobre la reducción de sus daños con este tipo de consumo.

Dentro de las nuevas medidas, también se introducirá el refuerzo de vigilancia de terrazas y veladores, dentro de la Ley de Medidas Sanitarias frente al Tabaquismo, que prohíbe fumar en aquellas terrazas cubiertas y cerradas por más de dos paredes al considerarlas espacio cerrado, intensificándose este verano y durante el resto del año.

Asimismo, el plan mantendrá los objetivos de promover estilos de vida saludable, prevenir el consumo de tabaco reduciendo su incidencia, atender a las personas fumadoras de manera accesible y con calidad en los servicios sanitarios y supervisar y controlar el cumplimiento de la normativa.

Los profesionales sanitarios de los centros de salud ofrecen consejo para dejar de fumar, que dentro de la intervención básica suponen un instrumento fundamental en la lucha contra el tabaquismo. Estos profesionales se encargan de recomendar o aconsejar el abandono de este hábito, así como alentar y felicitar a quienes lo consiguen o a quienes no han tenido nunca este hábito no saludable.

Además de la intervención básica desde los centros de salud, aquellas personas que requieren de recursos más específicos para conseguir el objetivo final de abandonar el tabaco tienen a su disposición los servicios de intervención avanzada individual y grupal que combina terapias psicológicas cognitivo-conductuales y tratamiento farmacológico.

En 2017, en los centros de atención primaria de Córdoba se atendieron a un total 9.323 personas fumadoras dentro de estos servicios. Concretamente, a 5.441 personas fumadoras con intervención avanzada individual; y a 3.882 personas mediante

intervención avanzada grupal.

Estos programas requieren de la presencia física de la persona fumadora en el centro y, por ende, de un desplazamiento y un horario. Por este motivo, en 2007 la Consejería de Salud puso en marcha un servicio gratuito de deshabituación tabáquica por teléfono, que se adapta al ciudadano y que le acerca este recurso sin necesidad de desplazamientos por su parte. Desde su inicio, 718 personas han utilizado este servicio en Córdoba.

Consulta aquí más noticias de Córdoba.