Aula de un colegio de Infantil y Primaria
Aula de un colegio de Infantil y Primaria EUROPA PRESS

La Federación de Asociaciones de Padres de Alumnos (FAPA) de Cantabria ha asegurado hoy que no renunciará a su demanda de terminar con el horario reducido en junio y septiembre, sino que, por el contrario, lo pedirá "cada vez con más fuerza".

En este sentido, ha reclamado al consejero de Educación, Francisco Fernández Mañanes, que no dilate su decisión al respecto porque hacerlo "empeora" la situación.

"¿A qué está esperando? ¿Va a intentar rebuscar en la ley para salir del atolladero sin contentar a nadie? Cualquier salida en falso no haría sino tener el debate abierto para el curso siguiente, porque las familias no vamos a renunciar a nuestra demanda, y cada vez lo haremos con más fuerza".

Así se ha pronunciado la FAPA en un extenso comunicado de cuatro folios, en el que argumenta su petición en los cambios sociales y laborales que se han producido -por ejemplo, el hecho de que, a diferencia de hace treinta años, la mayoría de madres trabajan o el aumento de familias monoparentales- y en el que recuerda que el horario completo se aplica en otras comunidades autónomas.

"Incluso el anterior consejero de Educación (Ramón Ruiz), cuya capacidad pedagógica nunca hemos visto discutida por nadie, estuvo de acuerdo con la medida desde la primera vez que lo hablamos con él e incluso ya lo tenía en mente", dice FAPA.

Sin embargo, ha señalado que "lo que finalmente parece que motivaría que se produzca este cambio" no es atender esta reclamación sino el informe de los Servicios Jurídicos de la Consejería que confirmaría algo que FAPA venía "sospechando", como es que la reducción de horario en estas jornadas "estaría provocando de forma sistemática el incumplimiento de las 25 horas lectivas que estarían establecidas legalmente".

Un hecho que produce "perplejidad total" a la federación, que, no obstante, ha asegurado que su intención no es "mirar hacia atrás" sino que "se cumpla sin perder tiempo en buscarcausas ni culpables que en nada beneficiarían a la educación pública".

Según FAPA, "así lo entendió el consejero", quien pidió "tiempo" a los padres para intentar buscar una salida "satisfactoria" para todas las partes.

"Sin embargo, esto no ha sido posible y ha habido quienes, en lugar de trabajar enbuscar soluciones a los problemas que este cambio pudiese originar, han optado porla huida hacia delante", ha denunciado la federación.

"¿Vamos a pedir al consejero que se salte la ley? ¿O acaso se va a pedir que se adapte la ley para legalizar el incumplimiento?", se ha preguntado la FAPA, que ha lamentado que se haya cuestionado la legitimidad de su representatividad en este asunto.

"Parece que, en algunos casos, la toma de posiciones ante la cercanía de las elecciones sindicales ha influido más que pensar en buscar una salida a la situación. Pero el consejero sigue dilatando su decisión, lo cual no hace sino empeorar la situación", ha advertido.

Además, FAPA dice que "se puede comprobar el incumplimiento de las horas lectivas con mirar el calendario del presente curso, que refleja 850 horas (lo cual ya incumpliría esas 25 horas semanales), cuando debido a estas reducciones, sólo se cumplirán 827" e incluso menos, dependiendo del municipio, ha precisado, afirmando que tampoco se cumplen los 175 días lectivos al no contemplarse las fiestas locales. "Y este calendario fue aprobado por la Junta de Personal", ha remarcado.

"Si ahora están pidiendo una moratoria, ya la tienen en este mes de junio que va a incumplir lo establecido", ha sostenido FAPA, que ha advertido que ya ha dado dos años de plazo desde que se le "garantizó" que se iba a tomar esta medida con el cambio de modelo de calendario "y no vamos a esperar más".

Finalmente, FAPA Cantabria ha subrayado que este "incumplimiento en ningún caso ha sido responsabilidad ni de docentes ni de equipos directivos, que desconocían que este error se estaba cometiendo en las instrucciones que recibían desde la Consejería".

"Entendemos que la Consejería de Educación debería de estar trabajando ya en que este cambio venga acompañado de medidas que permitan que la labor docente se siga desarrollando respetando sus condiciones laborales, y que estudie la forma de aumentar unos apoyos ya de por sí necesarios en la contratación de personal administrativo (que se realiza con cuentagotas), reduciendo la cada vez mayor carga burocrática, con aumento de plantillas y una mayor agilidad a la hora de cubrir las bajas", ha demandado la federación.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.