Víctor Alonso (izquierda) y Evelio Angulo (derecha), 31-5-18
Víctor Alonso (izquierda) y Evelio Angulo (derecha), 31-5-18 EUROPA PRESS

En declaraciones recogidas por Europa Press, Angulo ha defendido apostar por este sector dentro del Plan de Reindustrialización que "necesita" la Comunidad, pues que se trata de una industria "que ancla población en el mundo rural".

Para el número dos de UGT en la región, esta industria presenta "margen de mejora" tanto en la producción como en la elaboración y, especialmente, en la comercialización. En este sentido, ha puesto como ejemplo el caso de Ribera del Duero, donde conviven "más de 250 bodegas", algunas de ellas marcas de primer nivel y otras cooperativas de pequeño tamaño, con una producción global que supera "los 100 millones de botellas al año".

Tras recordar que las denominaciones de origen de la Comunidad son "las que más han crecido de toda España en los últimos años", ha advertido de que, no obstante, "todavía tienen mucho recorrido", para lo cual ha abogado por el asociacionismo y la "salida al exterior" de las bodegas.

Angulo ha estado acompañado por el vicepresidente de la Diputación de Valladolid, Víctor Alonso, ha puesto el énfasis en la colaboración público-privada tanto para la comercialización exterior de los caldos, como para atraer visitantes a través del enoturismo.

PRESENCIA EN CHINA

Como ejemplo de esto, ha mencionado los acuerdos que la Diputación mantiene con la Cámara de Comercio de Valladolid y que ha permitido, recientemente, la presencia de vinos vallisoletanos en el Concurso Mundial de Bruselas que se ha celebrado en Pekín, un mercado "de mucho interés".

La presentación de este estudio ha ido acompañado de una jornada celebrada este jueves en la sede regional de UGT en la que se han analizado algunas de las principales amenazas a que debe hacer frente el sector, como la entrada de países emergentes en el mercado internacional, la existencia de un mercado interior muy atomizado, la repetición de guerras de precios, la presión medioambiental ejercida por las normativas europeas, la posible equiparación de la fiscalidad aplicada al vino, falta de relevo generacional, una aparente homogeneización de la oferta de cara al consumidor, el impacto de las políticas desarrolladas por organismos nacionales e internacionales ligadas a la desincentivación del consumo de bebidas alcohólicas, el reducido tamaño de las organizaciones, el acoso de precios a la baja por parte de las grandes bodegas, la subida de impuestos vinculados a los costes del vidrio o el corcho o la ausencia de un convenio laboral específico para el sector.

Frente a esto, se han puesto de manifiesto una serie de oportunidades como las que ofrecen las nuevas tecnologías, la tendencia a la "premiumización", la generación de actividades paralelas como el enoturismo, el crecimiento del consumo de vino blanco entre los jóvenes, las microvinificaciones en bodega para lograr una elaboración más complaciente con los gustos de los consumidores extranjeros, la utilización de los vinos ecológicos, la ampliación de las gamas productivas, el aprovechamientos de las convocatorias de ayudas por parte de la Administración o la dinamización del entorno.

En cuanto a las fortalezas que presenta la industria de vino castellanoleonesa, el estudio contempla la buena estructuración del sector y su arraigo sociocultural, la riqueza varietal, la adopción de adelantos técnicos, la proyección internacional de un número considerable de bodegas, la consideración de la viticultura como un "sector estratégico", el "liderazgo" de la región en el turismo rural apoyado por el enoturismo, su "sólido posicionamiento" amparado por figuras de calidad a nivel internacional, el entorno histórico y cultural que posibilita una "excelente" relación calidad-precio, la imagen del vino como "status de glamour" y la "exclusividad" de que disfrutan los productores locales.

Completa este análisis DAFO el apartado de debilidades, entre las que se sitúan la ausencia de medidas preventivas para hacer frente a la competencia de países emergentes, el "individualismo" y "falta de visión estratégica" de bodegas y pagos, la "falta de cohesión y unión" entre los representantes de las diferentes figuras de calidad, la consideración en el exterior como un "mercado de rebajas", la potencial creación de nuevas bodegas bajo bases empresariales "no muy sólidas", una "insuficiente" capacitación y formación tecnológica, la "escasa dimensión" de bodegas y pagos, la amenaza que supone el cambio climático y el "no saber comercializar los productos y darles un valor añadido".

Consulta aquí más noticias de Valladolid.