Presentación del estudio sobre los efectos de la crisis de Cataluña en Aragón.
Presentación del estudio sobre los efectos de la crisis de Cataluña en Aragón. DGA

La economía aragonesa podría crecer un 1,2 por ciento menos en 2018 con la crisis política catalana, en el peor de los escenarios. No obstante, si el impacto es moderado se hablaría de un 0,5 por ciento menos.

Así se desprende del estudio 'Efectos de la crisis política de Cataluña sobre la economía aragonesa en 2018' elaborado por la Universidad de Zaragoza, a petición del Gobierno aragonés. El documento ha sido dado a conocer este viernes a los representantes de UGT, Comisiones Obreras, CEOE, Cepyme y Colegio de Economistas de Aragón. Después, la consejera de Economía, Industria y Empleo del Ejecutivo autonómico, Marta Gastón, y el responsable del Observatorio de Coyuntura, Eduardo Bandrés, lo han presentado en rueda de prensa.

Se trata del primer trabajo del Observatorio de Coyuntura puesto en marcha en octubre a raíz de la crisis política e institucional desencadenada en Cataluña. Un informe que confirma que, por su relación comercial, Aragón es la Comunidad autónoma más expuesta a la situación catalana, y que analiza el posible grado de afección por sectores económicos y provincias.

Gastón ha defendido que "lo mejor" que le puede suceder a la economía aragonesa es que a la catalana le vaya bien. Aunque ha señalado en la importancia de que los sectores aragoneses sean capaces de diversificar sus mercados.

El coordinador del estudio, Eduardo Bandrés, ha expuesto que "globalmente" la economía de Aragón va a ir bien, ya que va a registrar un crecimiento por encima del 3 por ciento y una creación de empleo superior a 10.000 empleos en 2018. Pero ha remarcado que los resultados serían mejores en una situación de normalidad política en Cataluña.

ESTIMACIÓN DEL IMPACTO

El estudio se ha organizado en dos partes. La primera es una estimación del impacto de la crisis catalana en Aragón planteando diversos escenarios ligados a distintos grados de intensidad de la crisis en la comunidad vecina.

Así, en un escenario de riesgo moderado, el más probable según Bandrés, Cataluña crecería un 0,8 por ciento menos y Aragón, un 0,5 por ciento por debajo de lo previsto en una situación de normalidad. En un escenario de riesgo severo, considerando un alto grado de intensidad de la crisis de Cataluña, la economía catalana podría llegar a crecer un 2 por ciento por debajo de la normalidad y, en consecuencia, Aragón crecería un 1,2 por ciento menos.

En materia de empleo, en un escenario moderado, la creación de empleo sería de 2.771 puestos menos que en un escenario de normalidad, y en un escenario de riesgo severo, el impacto de la crisis política de Cataluña supondría la creación de 6.338 empleos menos.

PROVINCIAS

La segunda parte del estudio consiste en un análisis desagregado de las relaciones comerciales con Cataluña por ramas productivas y provincias, midiendo la industria manufacturera y la agricultura, sin contar los servicios ni la energía.

Este análisis permite conocer dónde puede producirse el mayor impacto en caso de una caída de las compras que las empresas y consumidores catalanes realizaran a empresas aragonesas, además de tener en cuenta otros sectores de menor dimensión pero que pueden sufrir un importante efecto negativo por su elevado grado de exposición.

El sector con un mayor grado de exposición a la economía catalana es la agricultura, silvicultura y pesca, con un 39,5 por ciento, uno de los sectores más relevantes en la economía aragonesa. Otro de los más importantes, la industria agroalimentaria, tiene un grado de exposición del 14,2 por ciento.

Por provincias, Huesca concentra el 43,9 por ciento de las ventas realizadas desde nuestra Comunidad a Cataluña, seguida de Teruel, con un 35,8 por ciento y de Zaragoza con el restante 20,2 por ciento. Teruel es la provincia con un mayor grado de exposición a la economía catalana (un 43 por ciento), por delante de Huesca, con un 30,7 por ciento y de Zaragoza, donde el grado de exposición es de tan solo el 4,7 por ciento.

Esto se debe a que, a pesar de suponer un volumen menor de ventas a Cataluña, representa un mayor porcentaje sobre el total de la provincia. El grado de exposición no implica una afección directa, sino una mayor sensibilidad ante posibles afecciones.

ARAGÓN, PRIMER PROVEEDOR DE MERCANCÍAS

Aragón es el primer proveedor de mercancías de Cataluña, por delante de Madrid, Comunidad Valenciana y Andalucía: el 21,5 por ciento de las importaciones catalanas procedentes del resto de España tienen su origen en Aragón, alcanzando un valor de 5.364,8 millones de euros. Por tanto, la ralentización del crecimiento de Cataluña, que tiene un efecto directo sobre las compras al resto de España, podría incidir de forma especial en la región aragonesa.

En el conjunto de las exportaciones aragonesas, las ventas de bienes a nuestra comunidad vecina representan un 15 por ciento de la producción industrial y agraria, un 38,2 por ciento del total de ventas al resto de España y el 19 por ciento de las ventas totales fuera de Aragón, incluyendo las exportaciones al resto del mundo.

A mediados del mes de junio está prevista una nueva reunión del Observatorio de Coyuntura para realizar un análisis conjunto de los resultados de este estudio que se publica en la página web de Aragón Exterior 'www.aragonexterior.es'.

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.