Al menos dos personas han muerto y 20 han resultado heridas, tres de ellas graves, al chocar un tren regional que viajaba desde Turín a Aosta, en el noroeste de Italia, con un camión que se encontraba en un paso a nivel.

El impacto, que produjo el descarrilamiento de dos vagones y de la locomotora a la altura de la localidad de Caluso, tuvo lugar hacia las 23.30 horas de este miércoles.

Los fallecidos son el maquinista, Roberto Madau, de 61 años, y un técnico que viajaba en otro vehículo que escoltaba el camión.

Según la primera reconstrucción, el camión de grandes dimensiones que transportaba contenedores, con matrícula de Lituania, atravesó el paso a nivel a pesar de que se avisaba de la llegada del tren.

El maquinista accionó el freno pero el impacto fue inevitable, informaron diversos medios de comunicación,

Ferrocarriles del Estado ha informado de que en el tren viajaban unas 40 personas que quedaron atrapadas y fueron sacadas durante la noche.

Al conductor del camión, que ha resultado ileso, se le ha tomado declaración y ha sido sometido a un test de alcoholemia.

Una de las personas de la escolta del camión, obligatoria cuando son de grandes dimensione, explicó al diario La Repubblica que el vehículo empezó a atravesar el paso a nivel cuando el semáforo se puso rojo y que le avisó de que echase marcha atrás, pero en ese momento bajó la barrera y quedó atascado.