'Pesadilla en la cocina'
Chicote, junto al dueño de Generación del 27 en 'Pesadilla en la cocina'. ATRESMEDIA

El cocinero Alberto Chicote ha vivido una de las experiencias más difíciles en su paso por el programa Pesadilla en la cocina visitando el restaurante Generación del 27, ubicado en Almería y con una deuda de más de 170.000 euros.

A pesar del poético nombre, el restaurante no evocaba el talento de los poetas de principios del siglo XX. Una comida mediocre, suciedad en cada esquina y una cocinera con muy poca profesionalidad hizo estallar al prestigioso chef.

"Paco, a mí no me tomes por idiota ni una vez más en tu vida", llegó a decirle Chicote al dueño del bar por su descuidada actitud con el trato a los clientes y la dejadez de los trabajadores. "¿Tú sabes lo mal que lo paso yo para que tú te descojones de mí en mi cara?", le espetó el cocinero.

Tras no encontrar la respuesta adecuada ante las recomendaciones del chef, Chicote llegó a intentar abandonar las ayudas al establecimiento: "Ahora la sonrisa me sale a mí porque no te voy a volver a ver", le dijo Chicote al dueño.