Pie humano hallado en Canadá
Una de las zapatillas que contenía un pie humano encontrado en Canadá. Coroners Service of British Columbia

El primero fue encontrado en el año 2007, al menos, el primero desde que se tiene constancia o se comenzó a contar. Hablamos de pies humanos seccionados que cada cierto tiempo aparecen en las costas de Canadá y que han dado lugar a todo tipo de especulaciones.

Hace pocos días apareció el pie número 14, un pie humano dentro de una zapatilla de senderismo y que aún conservaba parte de los huesos de la pierna. Lo encontró un hombre que paseaba por la playa de la isla Gabriola, cerca de Vancouver, en el estrecho de Georgia.

Pocas cosas despiertan más la imaginación que un misterio sin resolver y la aparición de estos pies humanos dentro de zapatillas han disparado la imaginación de los conspiranoicos, que lo atribuyen desde a la mafia o un psicópata a un tsunami pasando por un accidente aéreo.

Pero el trabajo forense es más profesional y los expertos canadienses desbaratan todas estas teorías. De los 14 pies nueve han sido identificados, de forma que se pudo averiguar a quién pertenecieron y las circunstancias de su muerte. Dos de los pies encontrados eran de la misma persona, según recogía The New York Times.

Por ejemplo, uno de los pies pertenecía a un hombre desaparecido en el mar 25 años antes, mientras pescaba. Otro de los pies pertenecía a un hombre de 79 años de Washington con problemas mentales que había desaparecido tiempo antes al dejar de tomar su medicación.

Los forenses explican que las extremidades del cuerpo humano en el mar, al descomponerse, tienden a separarse. Los pies, al estar dentro de zapatillas con materiales como plásticos y gomas, suelen flotar y por lo tanto quedan a la merced de las corrientes marinas, a la vez que la propia zapatilla ayuda a conservar la extremidad.

Canadá es el país del mundo que más kilómetros de costa tiene, con 265.523 kilómetros según el World Resources Institute y eso unido a los flujos marinos y al embudo y laberinto que forma el estrecho de Georgia hace que los expertos no quieran considerar ningún patrón o causa única detrás de estas apariciones.