Banesco, el mayor banco privado de Venezuela, fue intervenido la semana pasada por las autoridades de la República Bolivariana por un periodo de 90 días tras la detención de once ejecutivos del banco ante la presunta contribución de la entidad a las distorsiones del sistema económico venezolano, tras lo que ha sido designada una junta administradora dirigida por la viceministra de Finanzas, Yomana Koteich.

A raíz de esta crisis, el presidente de Abanca, Juan Carlos Escotet, anunció el pasado jueves su decisión de abandonar temporalmente sus funciones como presidente no ejecutivo del banco para ocuparse de la crisis de Banesco, entidad de su propiedad, siendo reemplazado mientras dure su ausencia por el presidente de la Comisión de Nombramientos, el consejero independiente Eraña Guerra.

"En nuestra opinión, estos eventos no afectan nuestras calificaciones sobre Abanca", subraya la agencia. "Aunque el señor Escotet controla una mayoría de Abanca y Banesco, los dos bancos operan de forma totalmente independiente y están regulados por distintas autoridades", añade S&P, señalando que ambas entidades llevan a cabo sus actividades de manera separada y apenas cuentan con financiación o préstamos cruzados.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.