Turistas en un mercado artesano en Formentera
Turistas en un mercado artesano en Formentera CONSELL DE FORMENTERA

En este sentido, el Pecma se centra en fomentar un tipo de comercio concreto -de proximidad, urbano, local-, y dificultar así la apertura de grandes establecimientos comerciales, por lo que genera "una situación dispar en el trato recibido por los operadores económicos del sector comercial", según ha recogido la CNMC en su informe.

Además, la Comisión ha considerado que el Plan "impone restricciones a la apertura, instalación y ampliación de equipamientos comerciales" y, por tanto, al desarrollo de la actividad comercial -por zonas, tipo de establecimiento, diseño, actividad, requisitos de integración etc.-, lo que genera una "tensión" entre "la libertad de establecimiento" y "el interés general representado en la ordenación del territorio".

En esta línea, la CNMC ha señalado que "el interés general que supone la actividad económica del comercio no es posible restringirlo si no es de forma excepcional o motivada sobre la base de razones imperiosas de interés general". Además, ha remarcado que "la restricción debe ser adecuada para garantizar la realización del objetivo de que se trate y no puede ir más allá de lo estrictamente necesario para alcanzarlo".

De este modo, se ha considerado que "no basta con enumerar determinados ámbitos del interés general, como la preservación del patrimonio histórico-artístico o la ordenación territorial" para justificar "la imposición de condiciones o restricciones a la apertura de nuevos establecimientos comerciales".

Por ello, la CNMC ha asegurado en su informe que las medidas propuestas en el Pecma "configuran obstáculos a la libertad de establecimiento y a la competencia efectiva en el sector comercial de la isla de Mallorca".

El Pecma es un instrumento de ordenación territorial sectorial que tiene por objetivo general establecer la ordenación territorial de los equipamientos comerciales en Mallorca, esto es, definir sus criterios de diseño y localización, de manera que se consiga un nivel adecuado de equipamiento comercial y una correcta distribución territorial de estos establecimientos.

La CNMC ha expresado en un comunicado que "respeta y reconoce el ejercicio de las competencias sobre ordenación del territorio del Consell de Mallorca y los objetivos perseguidos por el Plan". Entre otros, "estructurar la actividad comercial en el territorio, de forma que se atienda a las necesidades de la población y se tenga en cuenta el resto de estructuras públicas para el buen funcionamiento de dicha actividad económica".

No obstante, desde la Comisión han dicho que "las competencias en ordenación del territorio, en ocasiones, implican imponer limitaciones al desarrollo de la actividad comercial". En consecuencia, "deben ponderarse la ordenación del territorio y la libertad de establecimiento y de empresa, cuya defensa y protección compete a todos los poderes públicos", han añadido.

Por todo ello, la CNMC ha recomendado que el Pecma debería "contar con un análisis de las restricciones sobre la competencia y su adecuación a los principios de buena regulación económica (necesidad, proporcionalidad y mínima distorsión competitiva)", así como evitar dichas restricciones "a menos que estén justificadas".

Por otro lado, la organización ha destacado que en 2016 se impugnó la moratoria a la concesión de licencias para la apertura o ampliación de establecimientos comerciales en Mallorca, por considerar que "restringía de manera injustificada la competencia". Esta moratoria ha sido recientemente anulada por el Tribunal Superior de Justicia de Baleares (TSJIB).

Finalmente, han recordado que, más recientemente, en marzo de este mismo año, la CNMC requirió al Consell de Mallorca que "derogase una nueva moratoria similar a la anterior".