Una de las plantaciones desmanteladas
Una de las plantaciones desmanteladas GC

La actuación de inició tras el aviso de que se podría estar cometiendo un robo con fuerza en uno de los cortijos que se ubican en el paraje conocido como Olfatabla-Camino Real, dentro del término municipal de Abla.

Cuando los agentes llegaron, observaron que se trababa de una finca vallada cuyas puertas de acceso estaban abiertas con dos bolsas de plástico con 31 plantas de marihuana cortadas, así como una herramienta conocida como pata cabra.

Al acceder a la finca, con dos cortijos, comprobaron que las entradas a los inmuebles estaban forzadas y abiertas, por lo que se apreciaba la presencia de una plantación de marihuana.

Los agentes iniciaron por la zona una batida para localizar, tanto a los autores del presunto robo con fuerza, como a alguna persona responsable de la plantación, si bien dio resultado negativo, iniciándose una investigación para esclarecer ambos hechos.

Tras las primeras indagaciones, los agentes tuvieron conocimiento de que la finca en la que se ubican ambos cortijos está arrendada a dos vecinos de la provincia de Granada, logrando localizar a uno de ellos el pasado día 4 y con el que la Guardia Civil realizó el registro de los cortijos.

Una vez en el interior de los cortijos, encontraron varias plantaciones de marihuana, contando con un total de 579 plantas en diferentes fases de desarrollo, desde plantas de 15 centímetros hasta plantas de un metro en avanzada fase de floración.

De la misma forma, localizaron otras 410 plantas en proceso de secado en una de las estancias, habitaciones que contaban con un total de 22 focos, cinco extractores de aire, cinco ventiladores, siete consolas de aire acondicionado y cuatro filtros de carbono.

Igualmente, los agentes observar una doble acometida de luz, por lo que se requirió a técnicos de una de las compañías eléctricas que confirmaron el enganche ilegal a la red eléctrica.

A.L.M.H., de 36 años, y R.M.R., de 34, fueron detenidos como presuntos autores de un delito contra la salud pública y un delito de defraudación de fluido eléctrico aunque la Guardia Civil mantiene abierta la investigación en la que no se descartan nuevas detenciones relacionadas con los hechos ocurridos.

Consulta aquí más noticias de Almería.