El tribunal considera probado que los tres hombres, condenados por un delito intentado de estafa procesal, idearon en 2013 el plan después de que uno de ellos adquiriese un vehículo que presentaba desperfectos en la zona frontal y en ambos laterales y para el que había concertado una póliza.

Sobre las 23,30 horas del 27 de mayo de 2013, uno de ellos situó el vehículo en el Camino de la Pega, en el término municipal de Ferrol. Posteriormente, puso en conocimiento de la aseguradora el siniestro y la existencia de lesionados, los otros dos acusados.

En fecha de enero de 2014, al enterarse de que la entidad aseguradora estaba investigando "la realidad del siniestro", recoge el fallo de la Audiencia, dos de los tres acusados, que habían recibido indemnización, renunciaron a acciones civiles.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.