En su escrito de acusación la fiscal relata que el

hombre, de 46 años y nacionalidad ecuatoriana, comenzó a cometer los delitos continuados contra la libertad sexual de sus hijas cuando las niñas tenían diez y doce años.

La Fiscalía sostiene que consecuencia de estos delitos las dos chicas presentan "una importante sintomatología en los ámbitos emocional, cognitivo, psicofisiológico y de comportamiento".

Consulta aquí más noticias de Lleida.