La patrulla de la Agrupación de Tráfico que accedía a la glorieta, observó como un Peugeot 309 se encontraba circulando en sentido contrario al estipulado, teniendo que realizar maniobras evasivas para evitar la colisión otros vehículos que circulaban correctamente por el punto.

Tras percatarse, los agentes se bajaron rápidamente del vehículo patrulla y, mientras uno paraba la circulación que accedía en sentido normal, el otro interceptó el vehículo que circulaba en sentido contrario, con el consiguiente riesgo de ser arrollado.

Tras restablecer la circulación, se sometió al conductor, un hombre de 80 años, a las pruebas de alcohol y drogas. En ambos casos el resultado fue negativo, por lo que ha sido propuesto para un reconocimiento médico extraordinario por una posible pérdida de aptitudes psicofísicas.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.