Bill Cosby
El actor estadounidense Bill Cosby abandona el juzgado después del primer día de su juicio por cargos relacionados con una presunta agresión sexual en 2004 en Norristown, Pensilvania, Estados Unidos. TRACIE VAN AUKENEPA / EFE

El cómico y actor Bill Cosby, icono de la cultura popular de EE UU, fue declarado este jueves culpable de tres delitos de agresión sexual, en un juicio cargado de simbolismo después de que el año pasado otro fue declarado nulo, y por ser el primero para un personaje famoso desde la eclosión del movimiento "Me too" (Yo también).

"¡Se ha hecho justicia!", exclamó Gloria Allred, abogada de la acusación y una de las figuras más destacadas del movimiento feminista, a las puertas del tribunal minutos después de conocerse el veredicto. "Estamos muy contentas de que finalmente podamos decir que se cree a las mujeres. Y no solo en el movimiento 'Me too', sino en una corte justicia donde se encuentran bajo juramento", agregó.

Los delitos por los que fue declarado culpable el actor son penetración sin consentimiento, penetración mientras se está inconsciente y penetración tras el suministro de un estupefaciente.

Más de 60 mujeres han acusado a Bill Cosby de abusar sexualmente de ellas entre los años 1960 y 2000, aunque esos casos no prosperaron por haber prescrito y solo se ha llevado a juicio el fallado este jueves, por las acusaciones de la canadiense Andrea Costand.

La Fiscalía quiso mostrar que existe un patrón en el comportamiento de Cosby y, para ello, llamó a declarar a cinco mujeres que acusaron al actor de abusos entre 1982 y mediados de la década de 1990.

Fianza de un millón de dólares

Se trata del segundo proceso al que se enfrenta Cosby, de 80 años de edad, por acusaciones de agresión sexual, después del que se celebró el pasado año y que fue declarado nulo ante la incapacidad del jurado de tomar una decisión.

En esta ocasión el jurado, compuesto por siete hombres y cinco mujeres y tras 14 horas de deliberación, declaró por unanimidad a Cosby culpable de los tres cargos de agresión sexual, que acarrean cada uno de ellos una pena máxima de 10 años de cárcel y una multa de 25.000 dólares (20.500 euros). Por el momento, Cosby ha quedado en libertad bajo fianza de un millón de dólares.

El litigio, celebrado en Norristown, a las afueras de Filadelfia, se centró en el caso de Andrea Constand, quien aseguró que una noche a principios de 2004 Cosby la invitó a su mansión de Cheltenham (Pensilvania) y le dio unas pastillas que la marearon y permitieron al artista abusar de ella.

Por esos hechos, Constand denunció a Cosby en 2005, pero el actor alcanzó un acuerdo con la Fiscalía de Pensilvania para indemnizar a la mujer por la vía civil y evitar un proceso criminal contra él. Durante el juicio salió a la luz que Cosby pagó a Constand 3,38 millones de dólares (2,73 millones de euros) como parte de ese acuerdo civil.

Constand evitó hablar tras conocerse la decisión, pero Lili Bernard, otras de las mujeres que acusaron a la popular estrella televisiva y considerado a finales del siglo pasado "del padre de EE UU", expresó entre lágrimas su satisfacción. "Me siento como si estuviese en un sueño. Siento que mi fe en la humanidad se ha restaurado", afirmó Bernard a los periodistas.

"Relación consentida"

La defensa de Cosby sostuvo que la relación con Constand fue consentida y aseguró que el cómico usaba drogas como señuelo para atraer a las mujeres, pero nunca como herramienta para incapacitarlas.

La víctima, de 45 años, era entonces la entrenadora de baloncesto del equipo femenino de la Universidad de Temple, donde el actor estudió y de la que era un importante donante.

Por su parte, el abogado defensor, Tom Mesereau, prometió apelar la decisión con "mucha contundencia". "Estamos muy disgustados con el veredicto. No creemos que el señor Cosby sea culpable de nada y la lucha no ha acabado", afirmó Mesereau.

Según expertos legales, el proceso de apelación podría prolongarse hasta dos años.

Otras denuncias

Entre las más de 60 mujeres que han acusado al actor de abusar sexualmente de ellas, una de las víctimas más conocidas es la exmodelo Janice Dickinson, que coincidió con el cómico en 1982 en un hotel en Lake Tahoe (Nevada). Dickinson asegura que el artista le dio una pastilla azul que le inmovilizó dejándola semiinconsciente y sin posibilidad de luchar contra los abusos del actor.

La exmodelo formó parte de las 35 mujeres que aparecieron en 2015 en una portada de la revista New York Magazine para denunciar que Cosby abusó de ellas.

Cuando comenzaron las denuncias contra el cómico, muchas de las víctimas fueron tachadas de "oportunistas". Ahora, el escenario político y social ha cambiado notablemente en este segundo juicio con el auge del movimiento "Me Too", que busca visibilizar el acoso y la desigualdad de la mujer, y que se desató tras las acusaciones generalizadas en Hollywood contra el poderoso productor cinematográfico, Harvey Weinstein.