Margalida Durán atiende a los medios
Margalida Durán atiende a los medios PP

Durán ha dicho al alcalde que "una persona que tiene una propiedad no quiere que le traten en Servicios Sociales, sino libertad y respeto a la propiedad privada".

Por ello, Durán ha criticado que el alcalde "afirmase que las familias cuyas economías dependen del alquiler de habitaciones de sus viviendas acudan a Servicios Sociales.

La portavoz del grupo municipal popular ha reprochado también el "oscurantismo habitual" del equipo de gobierno por presentar "48 horas antes del pleno su propuesta de prohibir el alquiler turístico en toda la ciudad".

El PP ha votado en contra de la iniciativa porque entienden que "no soluciona los problemas de la ciudad, sino que se trata de la opción más fácil".

Además, Durán ha criticado que el Ayuntamiento "haya gastado 17.000 euros en vestir una decisión política e ideológica del alcalde y justificar un cambio de postura del PSOE, que hace unos meses manifestaba estar de acuerdo con la zonificación en Palma".

"Hace un año Noguera hizo unas declaraciones en las que se mostraba partidario del alquiler vacacional en Palma durante un máximo de 60 días al año", ha recordado la portavoz, que ha lamentado que finalmente haya optado por "prohibirlo de forma indiscriminada, incluso en aquellos casos en los que alquilar una habitación supone la única forma de cuadrar la economía de familias con rentas desfavorecidas".

La edil también ha denunciado que el alcalde Noguera "prometió un paquete de medidas de vivienda social y a la hora de la verdad ha eliminado el programa de Palma Habitada". Por ello, ha exigido "políticas efectivas", "más ahora que el consistorio cuenta con presupuesto para ello".

Para el PP de Palma, el problema de la vivienda "en ningún caso se arreglará con una ley turística".

ORDENANZA DE VÍA PÚBLICA

Por otro lado, Durán ha explicado que el PP ha presentado una enmienda a la totalidad a la ordenanza de vía pública, así como una serie de alegaciones parciales.

La portavoz ha lamentado que todas han sido desestimadas y ha alertado que la normativa aprobada "no es una buena ordenanza porque implicará la desaparición de puestos de trabajo y de gran parte de las terrazas de Palma".

En concreto, el PP estima que puede suponer "la desaparición de más de 200 puestos". Según los 'populares', "la mayoría de las aceras no cuentan con la amplitud necesaria" para dejar un espacio de dos metros y medio en todo el centro de la ciudad.

Para la formación, el "problema real" ha sido que no se ha "velado por el cumplimento de la normativa aprobada en la legislatura pasada".