La responsable del programa de empleo de la entidad, Myriam Gozalo y la secretaria de Cáritas Asturias, Mari luz Baeza han presentado este jueves la jornada por el empleo que se celebra todos los años en torno al día internacional de los trabajadores y han destacado algunos datos que reflejan que a día de hoy "encontrar un empleo no garantiza salir de la pobreza y la exclusión".

"Queremos trasladar la realidad que nos hemos encontrado en los desempleados que en 2017 se han acercado a Cáritas. Conseguir un empleo no garantiza salir de la pobreza y la exclusión, el reto pasa por encontrar un empleo digno", ha indicado Gozalo.

Del trabajo llevado a cabo en 2017 en este programa de empleo de Cáritas han destacado que una de las cuestiones que más les ha llamado la atención es que los hogares monoparentales van en aumento y representan ya el 22%, mientras que en la sociedad asturiana representa el 11%.

Estos hogares, encabezados en su gran mayoría por mujeres hasta el 85% de los casos, son sin duda alguna los que más sufren la falta de empleo o el empleo precario. Por ello han hecho un llamamiento a apoyar este colectivo que "está llamado a seguir en la exclusión".

Y es que según han indicado la tasa de inserción laboral de los hogares monoparentales encabezados por mujeres es muy baja. "De las 95 personas que han encontrado trabajo este año durante su acompañamiento en el programa, el 85% eran mujeres y sólo el 15% eran de un hogar monoparental", han explicado las responsables de la institución.

VENEZOLANOS Y CUBANOS

Llamativa es también la situación que se han encontrado en las personas provenientes de Venezuela y Cuba con una realidad "que era nueva para nosotras", ha dicho Baeza, en referencia al derecho de asilo.

En 2017 han sido 747 personas las que han participado en el programa de empleo de Cáritas, de las que 187 han finalizado aciones formativas

Consulta aquí más noticias de Asturias.