Amy, desaparecida en Mijas
Un agente de la Guardia Civil, durante la búsqueda de pistas que conduzcan a la localización de Amy. Rafael Díaz / EFE

Los rastreos masivos para localizar a Amy Fitzpatrick, joven irlandesa de 15 años desaparecida el pasado 1 de enero en Mijas (Málaga), han concluido hoy sin éxito tras dos días de batidas, con 250 efectivos de varios cuerpos que han peinado una amplia zona, y ahora la búsqueda la continuará ya la Guardia Civil.

Fuentes del dispositivo de rastreo han informado de que la batida de hoy, que se ha prolongado durante unas cinco horas como el día anterior, se ha ampliado hacia Marbella y ha alcanzado algunas zonas de playa, aunque no ha resultado con hallazgos de interés para los investigadores.

El área de búsqueda ha sido de unos seis kilómetros en la parte hacia el oeste del punto donde fue vista por última vez la chica, mientras que el día anterior fue hacia el este.

En los rastreos se ha recogido diverso material que es objeto de estudio por los investigadores.
En la investigación trabaja la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil, desplazada a la zona para actuar en este caso y que cuenta con un helicóptero y dos unidades de perros de búsqueda.  

Entre las zonas nuevas rastreadas están la zona de Elviria. Las batidas se han ido ampliando progresivamente tomando como referencia dos urbanizaciones de esta localidad, la de la casa de la amiga con la que estuvo Amy y la de su propia vivienda, a la que supuestamente iba.

En los rastreos se ha recogido diverso material que es objeto de estudio por los investigadores, aunque la madre de Amy, Audrey Fitzpatrick, negó ayer que se hayan encontrado prendas de su hija y sueña con que todo sea "una trastada" que se le ha ido de las manos a la joven.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE MÁLAGA.