Real Chancillería de Granada
Real Chancillería de Granada TURISMO ANDALUZ

La Fiscalía ha solicitado para él la pena de 12 años de prisión por un delito de lesiones, según consta en el escrito de acusación provisional, al que ha tenido acceso Europa Press.

Los hechos se produjeron el 21 de noviembre de 2010 en la discoteca 'El Molino', situada en la carretera de Málaga, donde esta persona, identificada como Jaime P.M., se encontraba junto a un amigo, Diego José C., que también está procesado en la causa.

Sobre las cuatro de la madrugada, ambos se dirigieron a la pista de baile, donde coincidieron con dos hermanos. "Sin mediar palabra", Diego José C. estampó un vaso de cristal en la cara a uno de los hermanos y Jaime P.M. hizo lo propio con el otro.

Este último sufrió traumatismos en cráneo y rostro y "el estallido del globo ocular derecho", por lo que tuvo que ser intervenido de urgencia. Como secuelas, le quedó la "ablación de un globo ocular" y dos cicatrices que le producen un perjuicio estético importante", según relata el fiscal.

Ya en el exterior, los dos acusados se encontraron con el portero de la discoteca, que les instó a marcharse. No obstante, Diego José C. reaccionó propinándole un puñetazo al tiempo que le amenazaba con que le iba a "rajar", lo que acabó desencadenando una pelea entre ambos.

Diego José C. abandonó el local junto al otro acusado, pero regresó una hora después con un cuchillo jamonero de 20 centímetros de hoja con el que se abalanzó hacia el portero logrando herirle en una mano.

La Fiscalía atribuye a Jaime P.M. un delito de lesiones con alevosía y, además de los doce años de cárcel, pide para él la prohibición de residir en Castell de Ferro, comunicarse y aproximarse a menos de 200 metros por un periodo de 20 años respecto a la persona a la que agredió provocándole la pérdida de un ojo.

A su acompañante, Diego José C., el fiscal le acusa de un delito de lesiones y de una falta de lesiones por los que pide cinco años de prisión para él y prohibición de residir en Castell de Ferro, comunicarse y aproximarse a menos de 200 metros de la persona a la que agredió. La Fiscalía también acusa al portero por golpearle, para el que solicita un año de prisión.

Consulta aquí más noticias de Granada.