Delaporte Fama, a bailar
Sandra y Sergio son Delaporte JAIME MASSIEU

A Sandra Delaporte y Sergio Salvi la fama les llamó a la puerta en un momento clave de sus carreras. Hace tres años que este dúo italoespañol formó Delaporte, un grupo de electrónica con el que estaban preparados para aterrizar con una apuesta fresca y bilingüe en la escena española.

Su original sonido no pasó desapercibido para Movistar+, que les lanzó al estrellato incluyendo su canción Un jardín como la sintonía principal del programa Fama, a bailar, con la que han superado las 500.000 reproducciones en Youtube.

Una visibilidad con la que están "muy contentos" y que, tal y como asegura Sandra en conversación telefónica con 20minutos, piensan aprovechar "para consolidarnos y crecer".

"Todo fue muy rápido. Una persona de Movistar+ me contactó por Instagram porque quería usar nuestros temas de ONE en la siguiente edición de Fama", recuerda la cantante y compositora española.

Con el lanzamiento de ONE, Delaporte se presentaba oficialmente al público: un primer EP que incluía temas en inglés. A este le siguieron seis canciones compuestas en español en un segundo trabajo, UNO (MadMoonMusic). "Teníamos claro que queríamos sacar uno primero en inglés y el segundo en castellano. Era como un episodio que se dividía en dos", explica Sandra.

Al final, fue Un jardín (incluida en UNO) la escogida por la compañía. "Es una canción que a todo el mundo le gusta, es muy fácil enamorarse de ella", continúa la intérprete, quien confiesa tener una conexión muy fuerte con la danza. "Me apunté a clases por el programa, quedaba con mis amigas para bailar y verlo".

Así, la unión entre Delaporte y Fama fue algo natural: "No sé si existe el destino, pero supongo que sería esto".

Electrónica y empoderamiento

Describir la música que crea Delaporte no es tarea sencilla: "Fundamentalmente somos electrónica, aunque tenemos otras tendencias", detalla la compositora.

Las influencias del dúo van desde los sonidos tradicionales latinoamericanos y europeos, hasta estilos más actuales como el trap. Una mezcla en la que continúan "buscando" su "identidad".

Para Sandra, como compositora del grupo, el salto a escribir en castellano no fue sencillo: "Las letras hablan solo de mí y al principio me daba miedo exponerme de esa forma. UNO habla de mis relaciones y mis sentimientos", confiesa la cantante.

Esta huella personal está marcada en el mensaje que encierra Un jardín, según se sincera Sandra: "Está basado en una experiencia personal. Cuento que dejé una relación tóxica que me hacía pequeña y cómo empecé a crecer desde entonces".

Los temas de Delaporte "hablan de empoderamiento" en un ambiente -el de la música- en el que, según su cantante, "hay mucho por hacer. No creo que las mujeres estén en igualdad de condiciones con los hombres en ningún aspecto de la vida".

El dúo actuó en marzo en el ciclo Ellas crean, que ponía el acento en la discriminación que sufren en la música, algo que Sandra experimenta en primera persona: "Soy cantante, pero produzco y compongo. Soy el 50%, no solo una cara bonita. No puedo verlo normal. La mitad del talento en el mundo se está desperdiciando", defiende.

El dúo se plantea el futuro con inteligencia y entusiamo. "Vienen cosas superbonitas y proyectos muy chulos", declara emocionada Sandra al otro lado del teléfono.