Contenedor de orgánica en Barcelona
Contenedor de orgánica en Barcelona EUROPA PRESS

Los futuros contenedores de basura de Barcelona deberán contar con elementos tecnológicos que proporcionen más información sobre su uso y que permitan saber si están llenos y variar las rutas de recogida.

Esta es una de las novedades de la nueva contrata de limpieza y recogida de residuos 2019-2027 que prepara el Ajuntament de Barcelona, uno de los contratos más importantes del consistorio, tanto por la duración como por el importe de adjudicación.

La tramitación de la nueva contrata de limpieza comenzará esta semana en la comisión de Ecología, Urbanismo y Movilidad, donde se debatirá su aprobación inicial.

El presupuesto de licitación es de 307 millones de euros anuales. La nueva contrata está previsto que entre en vigor en noviembre de 2019.

La propuesta de la nueva contrata, al igual que la actual, se divide en lotes correspondientes a cuatro ámbitos territoriales, tiene una duración de 8 años e incluye los servicios de limpieza y los servicios de residuos.

A diferencia de la contrata anterior los licitadores solo se podrán presentar en dos lotes, para favorecer la participación de más empresas en la licitación.

Durante la ejecución del contrato, cada licitador sólo podrá ser adjudicatario de un lote.

De entrada se mantiene el modelo de recogida de residuos en cinco fracciones: rechazo y orgánica, vidrio y papel y se amplía el contendor amarilllo como recipiente de materiales reciclables de plástico y metales para simplificar e incrementar la recogida selectiva.

La introducción de elementos tecnológicos en los contenedores para tener más información sobre su uso servirá para poner en marcha sistemas de incentivación de los usuarios que mejor lleven a cabo la recogida selectiva, a medio plazo.

Recogida puerta a puerta en más barrios

La contrata incluirá la posibilidad de extender el modelo puerta a puerta ya implentado en Sarrià, adaptándolo a la tipología de las diferentes zonas de la ciudad, e introducir nuevos sistemas complementarios para facilitar la recogida selectiva en los barrios sin contenedor.

Prevé zonas con dobles recogidas (nocturna y diurna) en el Gòtic, Raval, Barceloneta y Vila de Gràcia, refuerza las cláusulas ambientales para disminuir el ruido nocturno y amplía la recogida comercial puerta a puerta y en y en establecimientos generadores de fracción orgánica. 

La nueva contrata prevé más medidas de control de los servicios con la incorporación de nuevos elementos tecnológicos y nuevos elementos automáticos de análisis de datos y un nuevo sistema de penalización.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.