Crecida del Ebro a su paso por Zaragoza.
Crecida del Ebro a su paso por Zaragoza. Europa Press

El director del Plan y Consejero de Servicios Públicos, Alberto Cubero, ha reiterado su llamamiento a la ciudadanía para que extreme las precauciones, no se acerque al cauce del río si no es necesario y respete las señalizaciones e indicaciones de Bomberos, Policía Local y Protección Civil. También ha agradecido al personal de los servicios municipales implicados el trabajo que están desarrollando y que han llevado a cabo durante todo el fin de semana.

En términos generales, la situación en la ciudad de Zaragoza va mejorando a medida que desciende le caudal del río, aunque las complicaciones y las incidencias permanecen.

Tanto Policía Local como Bomberos informan que durante la pasada noche no se han producido incidencias especialmente reseñables, salvo algunos achiques de agua en algunos garajes y huecos de ascensores en Echegaray y Caballero y La Almozara.

Respecto a la movilidad urbana, lo más relevante es que a las 13.00 horas se ha abierto uno de los tres carriles de circulación del Tercer Cinturón que permanecían cortados a la altura de Vadorrey, en sentido Sur (Torrero-Casablanca), y, de continuar el descenso del nivel del agua, esta tarde podría abrirse otro más. La Policía Local está controlando la circulación en este punto. El otro sentido de circulación, en dirección Alcalde Caballero-Arrabal-Zalfonada y Actur ha permanecido en servicio en todo momento.

Por otro lado, el descenso del nivel del río ha permitido abrir el acceso a Torre Casetón, en Movera, así como a Torre Peirade y a la residencia canina Doc Garden. Sin embargo, no se puede acceder todavía a la residencia canina de ADPCA y a Torre Urzáiz, ya que los caminos están anegados e impracticables. Se mantienen las afecciones a Monzalbarba y Alfocea, y en este último barrio, cuya carretera continúa cortada, sigue habilitado el acceso a través del campo de maniobras de San Gregorio en convoyes pilotados por la Guardia Civil y la Policía Local.

En el Parque del Agua Luis Buñuel se ha estado trabajando durante toda la noche achicando agua, y se ha conseguido que no entrara en el parking. La situación está controlada, ya que se trata de un equipamiento que se diseñó con amplias zonas inundables, y que están preparadas para ello. Sigue cortado el acceso al parking de Las Playas, y el agua no ha entrado en ninguno de los edificios sensibles del parque y ninguna de sus grandes infraestructuras se encuentra dañada. El Parque continúa cerrado.

Las depuradoras de aguas residuales de La Cartuja y La Almozara se encuentran paradas, como es lógico con un caudal tal elevado, y volverán a ponerse en marcha en los próximos días cuando el caudal del Ebro descienda a sus niveles habituales. Por su parte, la planta potabilizadora de Casablanca funciona con total normalidad, y sus dos vías de abastecimiento (El Canal Imperial de Aragón y el sistema Yesa - acequia de Sora) se encuentran abiertas y en servicio.

El Ayuntamiento de Zaragoza reitera la advertencia a la ciudadanía del peligro que conlleva acercarse a las orillas del río y a las zonas inundables, tanto en el Parque del Agua como en el resto del cauce, por la fuerza de arrastre del agua y por el propio estado de las orillas, también afectadas por las lluvias de los últimos días. En consecuencia, se ruega respetar escrupulosamente las señalizaciones prohibiendo el acceso, instaladas tanto por la Policía Local como por los demás servicios municipales, así como las indicaciones de agentes y personal de Policía, Bomberos y Protección Civil.

Ante posibles emergencias originadas por lluvias intensas, conviene adoptar una serie de medidas previas que ayuden a evitar o, al menos, mitigar los efectos de las mismas. Como primera precaución, se recomienda disponer de linterna, radio, agua potable envasada, alimentos no refrigerados y precocinados y un botiquín de primeros auxilios.

VIVIENDA

Entre las medidas que debe adoptar en su vivienda, conviene tener en cuenta, sobre todo si se vive en áreas de riesgo de inundación, la precaución de retirar del exterior de la casa aquellos objetos que puedan ser arrastrados por el agua; revisar, cada cierto tiempo, el estado del tejado, el de las bajadas de agua de edificios y de los desagües próximos, colocar los documentos importantes y, sobre todo, los productos peligrosos, en aquellos lugares de la casa en los que el riesgo de que se deterioren por la humedad o se derramen, sea menor.

Además, no estacionar vehículos ni acampar en cauces secos, ni a la orilla de ríos, para evitar ser sorprendido por una súbita crecida de agua o por una riada. También se pide a la población que se mantengan informados, a través de la radio y de otros medios de comunicación, de las predicciones meteorológicas y el estado de la situación.

Si llegara a inundarse la vivienda, es fundamental abandonar cuanto antes los sótanos y plantas bajas y desconectar la energía eléctrica utilizando, preferentemente, linternas para el alumbrado. Si tiene que viajar, hay que procurar circular, preferentemente, por carreteras principales y autopistas.

En el campo, hay que alejarse de los ríos, torrentes y zonas bajas de laderas y colinas, evitando, a su vez, atravesar vados inundados. Por el contrario, hay dirigirse a los puntos más altos de la zona y mantenerse permanentemente informado a través de la radio y otros medios de comunicación, de las predicciones meteorológicas y el estado de la situación.

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.