Gerardo Contreras. Cary Grant en la Plaza de Colón. 1956
Gerardo Contreras. Cary Grant en la Plaza de Colón. 1956. Archivo Regional Comunidad de Madrid GERARDO CONTRERAS

La proclamación de la Segunda República en 1931, la llegada a Madrid de la cápsula en la que el astronauta John Glenn realizó un viaje espacial orbital en 1962 o el primer incendio de los Almacenes Arias en 1964. Acontecimientos muy distintos con un nexo común, todos ellos fueron inmortalizados por la cámara de Gerardo Contreras Saldaña (1902-1971).

De origen gallego, este fotoperiodista desarrolló su carrera en Madrid desde 1927 a 1971, captando con su cámara los principales hechos políticos, culturales y sociales que acontecieron en la capital, y retratando a algunas de las personalidades más importantes del siglo XX como Alfonso XIII, Salvador Dalí, Camilo José Cela o Ramón Menéndez Pidal.

El Archivo Regional de la Comunidad de Madrid, que atesora el grueso de su producción fotográfica (unas 180.000 imágenes), presenta hasta el próximo 15 de mayo en su sala El Águila una selección de 77 fotografías bajo el título Gerardo Contreras. La mirada amable, en el que capta la esencia de Madrid y su vida cotidiana desde la posguerra hasta los años sesenta.

Contreras, que trabajó como fotógrafo de prensa en algunos de los periódicos más importantes de la época como La Tribuna, La Vanguardia y, sobre todo, el diario Arriba, nos sorprende en estas imágenes con la cara más amable de la ciudad.

Comisariada por el también fotógrafo Pablo Linés, la muestra se divide en cinco áreas temáticas. En una de ellas, En busca de la noticia, tienen cabida desde sucesos sonoros acaecidos en la capital (como el mencionado incendio de los Arias o el desbordamiento del lago de la Casa de Campo) a otros de cariz más rosa como la llegada de diversos actores de fama internacional para participar en rodajes en nuestro país (Cary Grant, Sofía Loren, Charlton Heston o Gina Lollobrigida, son algunos de ellos).

Otros episodios como La vida cotidiana o Paseando por Madrid, muestran al Contreras más avispado para seleccionar algunos de los temas que consideraba tendrían mayor acogida entre los lectores: la ciudad desierta en verano o la vuelta al colegio, por ejemplo. Sin duda, una ocasión irrepetible para descubrir un Madrid ya desaparecido con oficios que hoy ya forman parte de la historia, su sabor a copla, sus tímida apertura al exterior y una modernización todavía muy, muy incipiente.

Abierta al público de martes a domingo y con entrada gratuita, se organizan también durante los fines de semana y festivos visitas teatralizadas para todos los públicos que se podrán complementar con visitas guiadas al propio Archivo.