PARKING
PARKING PARKING

Un vehículo Volvo de color azul, que había acumulado una deuda de parking de 28.000 euros durante nueve años, fue retirada (al fin) por una grúa hace una semana, después de un proceso judicial que se ha alargado cinco años. Y es que la propietaria fue de sentenciada en 2013 a pagar la deuda del aparcamiento, pero no fue hasta la semana pasada cuando el parking pudo retirar el coche.

Los hechos se remontan a marzo de 2009, cuando Inmaculada M. estacionó su vehículo en el aparcamiento privado y subterráneo de la plaza Bisbe Berenguer Palou en el centro de Palma. Desde aquel día, no volvió a recogerlo. Nueve años después, seguía acumulando polvo en la misma plaza mientras la deuda aumentaba.

La concesionaria interpuso la primera denuncia en 2012, cuando la factura acumulaba 21.627 euros. Pero la propietaria del vehículo no respondió ni se presentó a ningún requerimiento. Un año más tarde, fue condenada a pagar los 28.000 euros y a retirar el coche. Sin embargo, no parecía querer recuperarlo, así que la concesionaria tuvo que iniciar los trámites judiciales para poder retirarlo.

Finalmente la semana pasada se la llevó una grúa al desguace. La propietaria tiene parte de su sueldo embargado.