Para facilitar el trabajo del equipo médico, acudieron los bomberos de Vilalba, que abrieron el paso para sacar al herido del vehículo y trasladarlo hasta la ambulancia.

Tras caer por el terraplén, el vehículo quedó al lado de un río, aunque sin llegar a sumergirse, por lo que el conductor estaba liberado y perfectamente accesible.

Fue el propio ocupante del turismo quien sobre las 9,00 horas contactó con el 112 para pedir ayuda. Indicó que tenía un fuerte dolor en el pecho y que apenas recordaba donde se encontraba porque creía que había perdido la consciencia.

Finalmente, el vehículo fue localizado en un desnivel de la LU-751, entre O Chao do Pousadoiro y A Fonsagrada.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.