Euskadi registró en los dos primeros meses del año 6.271 accidentes laborales con baja, lo que supone un aumento del 9,8 por ciento respecto al mismo periodo de 2017. Los accidentes de trabajo con resultado de muerte se elevaron a cinco, uno más que el ejercicio precedente, según datos de Osalan, recogidos por Europa Press.

Estas cifras incluyen tanto los siniestros en jornada de trabajo, como los registrados 'in itinere', además de las recaídas. Los accidentes en jornada ascendieron a 5.186 (+10%) y los contabilizados 'in itinere' a 759 (+10,6%).

Por actividad, la que más siniestralidad registró, con 343 bajas, fue Fabricación de productos metálicos (excepto maquinaria y equipo), seguida de los Servicios a edificios y actividades de jardinería, con 199 accidentados.

Por su parte, las Actividades de construcción especializada contabilizaron 185 siniestrados y la Metalurgia, fabricación de productos de hierro, acero y ferroaleaciones, apuntó 161 bajas laborales por accidente.

Del total de accidentes en jornada de trabajo, 5.151 fueron leves (+10%), 30 graves (+36,4%) y 5 mortales (uno más que en 2017). Los siniestros 'in itinere' de carácter leve fueron 745 (+9,6%), los graves fueron 14 (+133%) y no hubo ninguno mortal.

El sector con mayor siniestralidad laboral fue la Construcción (14,2 bajas por cada mil ocupados), seguido de la Industria (11 bajas por cada mil ocupados), Primario (9,5 bajas) y Servicios (4,9 bajas por cada mil trabajadores).

ENFERMEDADES PROFESIONALES

Por otra parte, Euskadi contabilizó hasta febrero 243 enfermedades profesionales nuevas que causaron baja laboral, lo que supone un descenso del 3,6 por ciento con respecto a las contabilizadas en los dos primeros meses de 2017.

Los casos de enfermedades profesionales que no provocaron baja se elevaron a 283, lo que supone un 7,6% más que las 263 enfermedades sin ausencia laboral contabilizadas en 2017.

Consulta aquí más noticias de Vizcaya.