No obstante, y según los datos del Banco de España difundidos este miércoles, Canarias es la tercera región que menor deuda tiene respecto a su PIB, con una tasa del 15,9 por ciento.

Con relación al tercer trimestre de 2017, la deuda de Canarias bajó en 244 millones, lo que implica una caída del 3,8 por ciento. En términos interanuales, la deuda en el cuarto trimestre del año pasado en la región cayó en 105 millones.

En general, las comunidades autónomas aumentaron su deuda un 1,3 por ciento a nivel trimestral y un 4 por ciento interanual, hasta situarse en 288.105 millones, el equivalente al 24,8 por ciento del PIB, una décima más que en el trimestre anterior.

Dentro de las comunidades autónomas, Cataluña, con 77.740 millones de euros, fue de nuevo la región que presentó una mayor deuda a cierre del ejercicio 2017, al subir un 3,4 por ciento respecto al año anterior, y junto a la Comunidad Valenciana (46.187 millones), Andalucía (34.260 millones) y Madrid (32.783 millones) siguen concentrando dos tercios de toda la deuda en manos de los gobiernos autonómicos.

Tras estas regiones figuran las comunidades de Castilla-La Mancha (14.340 millones), Castilla y León (11.870 millones), Galicia (11.210 millones), País Vasco (10.149 millones), Islas Baleares (8.802 millones) y Murcia (8.795 millones).

Cierran la tabla Aragón (7.959 millones), Canarias (7.044 millones), Extremadura (4.401 millones), Asturias (4.244 millones), Navarra (3.628 millones), Cantabria (3.033 millones) y La Rioja (1.570 millones).

En porcentaje del PIB, la Comunidad Valenciana, con un endeudamiento que supone el 42,5 por ciento, sigue encabezando a las regiones más endeudadas en relación a su riqueza, seguida de Castilla-La Mancha, con el 36 por ciento, y de Cataluña, con el 34,8 por ciento.

En cambio, País Vasco (14,1% del PIB), Madrid (14,9%) y Canarias (15,9%) son las que menor deuda tienen respecto al PIB.