Antes de su separación
Unos siameses unidos por el tórax y el abdomen en la ciudad de León (México). Los hermanos fueron separados exitosamente y se recuperan de manera satisfactoria casi tres meses después de la cirugía. Instituto Mexicano del Seguro Social / EFE

Unos siameses unidos por el tórax y el abdomen fueron separados de forma exitosa y se recuperan de manera satisfactoria casi dos meses después de la cirugía, informó el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

El nacimiento tuvo lugar el 15 de diciembre por medio de una cesárea programada y 41 días después se realizó la separación en un hospital de León, en el central estado de Guanajuato.

Los médicos detectaron que los niños estaban unidos por el tórax y el abdomen a las 26 semanas de la gestación en una cita de control de la madre, que tiene 32 años y reside en Irapuato.

Un equipo multidisciplinario de cirujanos, anestesistas y enfermeras participó en la operación, que se prolongó casi seis horas, indicó el instituto.

Los siameses fueron separados primero con una incisión en la línea media que los unía y con electrocoagulación en una intervención sin complicaciones que duró más de tres horas y tras ello se aseguraron del buen funcionamiento de todos los órganos de los bebés.

Después de permanecer en terapia intensiva, los niños recibieron el alta y el 2 de marzo, durante una cita de control se observó que están saludables y que superan ya los tres kilos de peso cada uno.