Diabetes
Prueba para medir el nivel de glucosa en sangre. GTRES ONLINE

Los diabéticos de Andalucía llevan años reclamando mejoras en los tratamientos que reciben en el sistema sanitario público andaluz y, en breve, parece que van a poder disfrutar de algunas. Así al menos lo ha anunciado este miércoles la presidenta de la Junta, Susana Díaz, que ha asegurado que el Servicio Andaluz de Salud (SAS) va a incorporar dos nuevos tratamientos que servirán para mejorar la vida de más de 5.000 personas con esta enfermedad, que afecta a casi el 16% de la población andaluza, es decir, algo más de 1,3 millones de personas.

Uno de los tratamientos, que se va a incorporar a la cartera de servicios del SAS de forma "inmediata", es el conocido como sistema Flash, un dispositivo dirigido a menores que se implanta bajo la piel del brazo y que permite evitar hasta ocho pinchazos diarios para medir la glucosa. La Junta prevé que este sistema beneficie a unos 3.500 niños de entre cuatro y 18 años.

Y es que es a partir de esa edad cuando "se ha demostrado que es efectivo", según ha explicado la presidenta andaluza, que ha puntualizado: "Si en un momento se avanza y se demuestra que clínicamente vendría bien en niños menores de cuatro años, lo incorporaríamos".

El otro tratamiento es el de la bomba sensor, cuya incorporación se realizará de manera "progresiva" para que llegue, por el momento, al 30% de los pacientes que tienen actualmente bomba de insulina. La consejera de Salud, Marina Álvarez, ha manifestado que la implantación de esta bomba será "a partir de ya" para los diabéticos que "no se controlan adecuadamente con el sistema de bomba tradicional". El sistema sensor mide continuamente el nivel de glucosa, mejora el control de la glucemia y reduce las bajadas graves de azúcar en paciente que ya portan la bomba de insulina. Tanto los niños como los adultos podrán beneficiarse de este tratamiento.

Inversión de 3,5 millones de euros

La incorporación al SAS de estos dos sistemas "innovadores", cuya implantación "ha sido consensuada con los profesionales sanitarios", supondrá una inversión de 3,5 millones de euros adicionales a lo ya consignado en el presupuesto de la Consejería de Salud para el presente ejercicio.

Una vez que estén en marcha los nuevos tratamientos, el SAS se ha comprometido a realizar un seguimiento de cada sistema para comprobar que se están cumpliendo las expectativas. Y también iniciará estudios de investigación para contribuir al conocimiento de estos dispositivos, tanto a nivel nacional como internacional.

Díaz, que este miércoles ha mantenido un encuentro con la Federación de Asociaciones de Diabéticos de Andalucía (FADA), ha destacado que estas medidas se toman después de haber mantenido conversaciones en las últimas semanas con "muchas familias con niños y adolescentes con diabetes", que "venían reclamando mejoras".

Asimismo, la presidenta de la Junta ha remarcado que ambas innovaciones cuentan con el aval de los profesionales de la sanidad pública, en el marco de las líneas estratégicas del Plan Andaluz de la Diabetes. Y ha recordado que el Ministerio de Sanidad aún no ha aprobado ninguno de estos dos sistemas dentro de la cartera de servicios del Sistema Nacional de Salud (SNS).

Consulta aquí más noticias de Sevilla.