La compañía automovilística Nissan ha anunciado hoy un Expediente de Regulación de Empleo que afectará a unos 450 trabajadores de su factoría de Barcelona por el descenso de un 7,3% de los volúmenes previstos de producción para el 2008 respecto al 2007.

La compañía apunta como determinante la negativa de los sindicatos a aceptar cambios para mejorar la competitividad
Según un comunicado de la compañía, los volúmenes de producción se situarán en las 178.870 unidades lo que supondrá una reducción del 7,3% y
la retirada del tercer turno de los modelos Pathfinder y Navara a partir del mes de abril.

El representante de la UGT en el comité de empresa, Jordi Carmona, ha afirmado que "nos opondremos" a la presentación del ERO, del cual se informará mañana a los trabajadores en la fábrica barcelonesa.

Factores externos e internos

La empresa indica que la caída de la producción es consecuencia de factores internos y externos, entre los que cita la fortaleza del euro respecto al dólar, lo que perjudica a las exportaciones.

La deslocalización también tiene parte de culpa, ya que la producción del modelo Novara se traslada a Tailandia, mientras que el aumento de impuestos en España que afectan a los todoterrenos por motivos medioambientales también han influido en esta decisión.

Entre los factores internos se encuentra el hecho "determinante" de no haber llegado a acuerdos concretos con los representantes de los trabajadores para mejorar la competitividad de la Zona Franca.

Nissan les pedía mantener la fábrica abierta 250 días al año y la reducción de los costes un 12% durante los próximos tres años, pero los sindicatos lo rechazaron.

Las plantas barcelonesas de Nissan llevaban cinco años consecutivos de récord de producción, con un máximo el año pasado de 192.210 unidades.