Cavas Freixenet.
Cavas Freixenet. EUROPA PRESS - Archivo

El grupo alemán Henkell ha acordado con los propietarios de Freixenet la compra del 50,7 % de las acciones del líder español del cava, han confirmado fuentes de la compañía de Sant Sadurní d'Anoia.

Aunque en un principio estaba previsto firmar este viernes el acuerdo, estas fuentes han precisado que todavía no se ha formalizado la compraventa, aunque la operación se da por hecha.

El diario La Vanguardia, que ha avanzado el acuerdo, asegura que Henkell pagará por este porcentaje mayoritario de las acciones de Freixenet un total de 220 millones de euros, mientras que fuentes de Freixenet no han precisado el importe de la operación.

La operación será posible después de que las familias Hevia y tres ramas de la familia Bonet hayan decidido aceptar la oferta de la compañía alemana, que lleva más de un año y medio intentando materializar esta adquisición.

Henkell, filial vinícola del grupo Dr. Oetker, valoraría la totalidad de Freixenet por debajo de los 440 millones de euros, algo menos que los cálculos realizados por el grupo cavista.

Freixenet tenía previsto emitir un comunicado con los detalles de la operación a primera hora de la tarde, una vez se hubiera suscrito el acuerdo, pero ahora baraja difundir esta nota mañana o el lunes, una vez se haya formalizado la operación.

El primer intento de Henkell por hacerse con una parte mayoritaria de Freixenet se remonta a principios de 2016, cuando los Hevia anunciaron su intención de vender al grupo alemán su paquete accionarial del 29 %.

El presidente de honor de Freixenet, José Ferrer Sala, rechazó la venta y llegó a presentar una oferta firme para comprar el 51 % del capital de la empresa a miembros de las familias fundadoras, aunque finalmente la retiró al no conseguir la financiación necesaria.

Ante las diferencias entre las tres familias (Ferrer, Hevia y Bonet) respecto a si debían o no aceptar la oferta de Henkell, el Consejo de Administración de Freixenet decidió en diciembre de 2016 crear una dirección colegiada integrada por Pedro Ferrer, Enrique Hevia y Eudald Bonet.

En Freixenet, los socios mayoritarios son los Ferrer, rama familiar que controla el 42 % de la empresa y que, hasta ahora, siempre se había mostrado dispuesta a seguir al frente de la misma.

Por otro lado está la familia Bonet, que tiene en José Luis Bonet, el presidente de Freixenet, a su máximo responsable.

Los Bonet poseen una participación del 29 %, la misma que controla la familia Hevia, liderada por Enrique Hevia, que es el vicepresidente de Freixenet y director financiero del grupo catalán, que fue fundado hace más de un siglo.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.