CLIPSET
La bandera de Canadá. ARCHIVO

Parece un país ejemplar. Cuida su medio ambiente; recibe e integra a miles de refugiados; y tiene un presidente mediático y parece que honrado y eficiente, el señor Justin Trudeau. Es Canadá. El vecino norteño de los Estados Unidos aparece en algunos rankings como el quinto país más feliz del mundo (por debajo de Noruega, Australia, Dinamarca y Suiza).

Además de un territorio multicultural, es un país de gran belleza natural. Su economía se muestra muy estable, con bajo índice de desempleo y de inflación. Todo lo dicho es un conjunto de razones que animan a elegir Canadá como destino para aprender inglés (o francés, no olvidemos Quebec).

Como señala Travel Work, Canadá se reivindica como un lugar perfecto para aprender inglés, realizar unas prácticas, aprender idiomas o, incluso, trabajar. Tan lejano como EE UU y más cercano que Australia, Canadá puede ser un lugar perfecto para hacer un curso intensivo de inglés... o para desarrollar una carrera profesional.

Porque, efectivamente, Canadá se antoja como un país magnífico para progresar económicamente y profesionalmente. El 40% de las personas mayores de 25 años son graduados universitarios, realidad que influyen en el día a día del país, convirtiéndolo, según el Índice de Paz Global de 2016, en el octavo país del mundo más seguro y pacífico.

En comparación con Australia, Canadá ofrece a los jóvenes posibilidades parecidas pero mucho más asequibles. Según un informe de Expansión, mientras el PIB por cápita de Australia es de 47.508 euros, el de Canadá es de 38.133 euros, un indicador que refleja la realidad económica de dos de los principales países del mundo. La tasa de paro en Canadá está por debajo del 7% y el salario medio anual en 2016 fue de 34.789 euros.

Lo dicho, para aprender inglés, para realizar unas prácticas o incluso para trabajar y relanzar tu carrera profesional, Canadá es una opción que deberías tener en cuenta.