La Mafia se sienta a la mesa
Un restaurante en Canarias de 'La Mafia se sienta a la mesa'. ARCHIVO

La Justicia Europea ha ordenado este jueves anular la marca de los restaurantes 'La Mafia se sienta a la mesa' porque, según el tribunal comunitario, ofrece una "imagen positiva" de esta organización criminal italiana y supone un problema de "orden público".

La polémica con la marca —propiedad de la firma española La Mafia Franchises, denominada antes La Honorable Hermandad— se remonta a 2015. Aquel año, Italia pidió a la Oficina de Propiedad Intelectual de la UE (EUIPO) que anulase la marca por ser contraria al "orden público" y "manipular" la imagen positiva de la gastronomía de su país. La EUIPO aceptó anularla. La firma española recurrió al TJUE... pero hoy no ha logrado el favor europeo.

El Tribunal General europeo acepta la petición de Italia, anula definitivamente la marca y argumenta en su sentencia que da una "imagen globalmente positiva" de una organización criminal que recurre a asesinatos, violencia física e intimidación, y que está implicada en actividades ilegales como el tráfico de drogas y armas, blanqueo de dinero y corrupción, que vulneran el respeto de la dignidad y la libertad.

"Se banalizan los graves ataque que dicha organización perpetra contra los valores fundamental de la Unión", dice la sentencia, que justifica la anulación de la marca en la "ofensa" que puede producir en las víctimas de dichas organización criminal y en sus familias, "o en cualquier persona que, en el territorio de la UE, se encuentre ante ella y tenga umbrales mínimos de sensibilidad y tolerancia".

"Nosotros rechazamos toda violencia, solo somos un restaurante temático basado en El Padrino y nos dedicamos a dar de comer", explica a 20minutos una portavoz de la cadena, que tiene 42 establecimientos en España y que muestra una rosa en su logo, todo un símbolo en la película. Pero el tribunal apunta que intentar evocar esta obra cinematográfica "carece de pertinencia" para la percepción negativa de dicha marca por el público.

"En España no nos afecta para nada"

La empresa admite que la sentencia "no es agradable" para ellos, pero puntualiza que nos les obligará a modificar la marca en España. "En España no nos afecta para nada, registramos la marca en la oficina europea en previsión de una expansión internacional, pero son dos registros paralelos y pagamos de forma independiente por la licencia en cada uno".

El Tribunal no se mete en este terreno. "La sentencia solo niega su registro como marca europea, pero no entramos a decir si esta cadena puede o no llamarse así en España", comentan fuentes del Tribunal europeo a este medio.

La EUIPO comparte esa misma idea. "Los efectos de la nulidad de una marca europea registrada en la EUIPO se limitan a ese registro", explica un portavoz de esta oficina con sede en Alicante. "Otras marcas, incluso idénticas, registradas en oficinas nacionales de los Estados Miembros, no se ven afectadas por aquella decisión. Sería necesario una declaración de nulidad de las mismas, adoptada bien por la propia oficina nacional, bien por un juez nacional".

La cadena de restauración considera que todo este embrollo que arrastran desde hace tres años es un tema "político" y una "cruzada" que emprendió un parlamentario italiano a título individual. "Los ministerios de Exteriores de ambos países hablaron en su momento porque el italiano nos pedía que cambiásemos la marca, pero el español defendía que no se hacía apología de la violencia".

La compañía podría interponer un recurso de casación en un plazo de dos meses a partir de esta fecha. "Valoraremos con nuestro departamento jurídico las acciones a seguir", avanzan.