Toys 'R' Us
Una tienda de la cadena Toys 'R' Us. TERENCE ONG / WIKIMEDIA COMMONS

La cadena de jugueterías Toys 'R' Us está analizando las alternativas, incluyendo una posible venta, para sus operaciones en España, donde cuenta con 53 tiendas y unos 1.600 empleados, además de otros países como Australia, Francia, Polonia y Portugal, después de haber registrado este jueves una solicitud ante los tribunales para iniciar el proceso de liquidación de inventarios en su negocio de EEUU, donde cuenta con 735 tiendas.

Asimismo, la multinacional confirmó que llevará a cabo un cese de actividad y reorganización para la venta de sus operaciones en Canadá y a nivel internacional en Asia y Europa Central, incluyendo Alemania, Austria y Suiza. En el caso de las operaciones en España, así como en el de Australia, Francia, Polonia y Portugal, la compañía indicó que "se están analizando sus alternativas, incluyendo una potencial venta en sus mercados".

"Estamos trabajando, en estrecha colaboración con nuestros asesores, para alcanzar medidas que nos permitan preservar la continuidad de nuestra actividad en España, así como los intereses de nuestros colaboradores y empleados", señala Jean Charretteur, director general de Toys "R" Us en España y Portugal. Toys "R" Us desembarcó en España en 1991 con su primera tienda en Sant Quirze del Vallès (Barcelona) y 20 años después, en julio de 2011, inició la venta por Internet a través de la plataforma 'www.toysrus.es', que pone a disposición de sus clientes más de 10.000 artículos.

No obstante, la multinacional subrayó que las tiendas en todos estos mercados internacionales "actualmente están abiertas y prestando servicio a los clientes". "Estoy muy decepcionado con este resultado, pero ya no contamos con el apoyo financiero para continuar con las operaciones en EEUU, por lo que estamos implementando un proceso ordenado de cierre de nuestro negocio estadounidense y buscaremos el cese de actividad o la reorganización de ciertos negocios internacionales, mientras otros considerarán sus opciones", dijo Dave Brandon, presidente y consejero delegado.

"Es un día profundamente triste para nosotros, así como para los millones de niños y familias a quienes hemos servido durante los últimos 70 años", añadió el máximo ejecutivo de la cadena de jugueterías fundada en 1957, que se había declarado en quiebra en EEUU el pasado 18 de septiembre, fecha desde cuando estaba inmersa en un proceso de reestructuración que no ha permitido su viabilidad.

En Estados Unidos, la medida afectaría a más de 700 establecimientos, incluidos Babies 'R' Us, y podría suponer la desaparición de hasta 33.000 puestos de trabajo durante los próximos meses. También se cerrarán todas sus jugueterías en el Reino Unido durante las próximas seis semanas, una decisión que dejará a más de 3.000 personas sin trabajo.

Toys 'R' Us se acogió el pasado septiembre a ese proceso, acuciada por su elevada deuda y lastrada por los cambios en los hábitos de consumo de los compradores. En todo el mundo, Toys 'R' Us cuenta con unas 1.600 tiendas y con aproximadamente 60.000 empleados, una cifra que se dispara a más de 100.000 durante el periodo navideño. De confirmase su cierre, la cadena de jugueterías pondría fin a más de medio siglo de operaciones.