Superilla Sant Antoni.
Superilla Sant Antoni. Antonio Herreros

Moverse por la ciudad con agilidad, comodidad, de forma segura y saludable, es un derecho más de los muchos que tienen los ciudadanos. A pesar de esto, en las ciudades del mundo, disfrutar de este derecho es a veces difícil. Teniendo en cuenta que la administración tiene el deber de garantizarlo, muchas son las acciones que se llevan a cabo para conseguirlo. Concretamente, en Barcelona se quiere cambiar gradualmente el modelo de movilidad actual para hacer posible que este derecho sea efectivo.

Actualmente, en la ciudad de Barcelona, la mayoría de desplazamientos se hacen en transporte público o a pie, concretamente un 39% en transporte público y un 32% a pie. Los coches y furgonetas suponen el 19,6% de los desplazamientos, y el 6,5% en motos y ciclomotores. El resto se distribuyen entre la bicicleta, con el 2,1% y otras modas de transporte minoritarios con el 0,8% de los desplazamientos.

A pesar de este dominio absoluto del transporte público y los desplazamientos a pie, coches y motos ocupan el 60% del espacio público y representan el 89% de los vehículos implicados en accidentes de tráfico. Para cambiar este escenario, el Pacto para la movilidad ya ha empezado a trabajar en el Plan de movilidad urbana 2019-2024, que pretende continuar evolucionando los principales esos de trabajo que se definieron al Plan de movilidad urbana 2013-2018, que es el vigente actualmente.

Los principios fundamentales de este plan se basaban a avanzar hacia una movilidad más segura, sostenible, equitativa y eficiente que permita a la ciudadanía funcionar y haga de la ciudad un espacio saludable y agradable para vivir, y no sólo para desplazarse, donde la prioridad sean las personas.

Movilidad en bicicleta por Barcelona

Uno de los objetivos principales de la administración con este nuevo plan es hacer que la movilidad sea una política de salud. Diferentes aspectos se incluyen dentro de estos planteamientos, puesto que un nuevo modelo de movilidad es una oportunidad de luchar contra la contaminación atmosférica y acústica, la mejora de la seguridad hacia los ciudadanos y la promoción de una movilidad activa que suponga una mejora en la salud de los barceloneses.

En este sentido, las nuevas propuestas de movilidad quieren atacar directamente uno de los principales problemas de las ciudades europeas: la contaminación del aire. Según la Agencia de Medio ambiente de la UE, la polución supone un grave condicionante de la salud de los ciudadanos y es responsable directamente de 300.000 muertes prematuras: 659 muertes prematuras cada año y una media de 52 días menos en la esperanza de vida de los ciudadanos y las ciudadanas de Barcelona.

Complementariamente, estudios realizados indican que, por un lado, el sector de la movilidad es el principal causante de los problemas de la mala calidad del aire a la ciudad, y por otro lado, el tránsito rodado es el mayor contribuidor a los niveles de emisión de partículas de NO2 y PM10.

Con esta problemática, promover los desplazamientos a pie, en transporte público y en bicicleta es indispensable para contribuir a la reducción del tránsito rodado, y el principal beneficio de esta mengua de los desplazamientos motorizados es la mejora de la calidad del aire y la mejora de la salud de la ciudadanía, que respira menos partículas nocivas. Así mismo, y como consecuencia sobre la salud, también ayuda a combatir el sedentarismo y a fomentar hábitos saludables.

Por otro lado, también es importante liberar el espacio público de la presencia de vehículos que se produce con las nuevas propuestas de movilidad. Este espacio libre de tránsito motorizado se recupera en beneficio de las personas, para el goce de todo el mundo y también por una mayor seguridad. Se trata, por lo tanto, de apostar por un cambio del modelo de ciudad más pacífico y amable con los peatones, que apueste por la movilidad no motorizada.

El Pacto por la Movilidad agrupa un centenar de empresas y organizaciones

El Pacto por la Movilidad data del año 1998 como un espacio de consulta y diálogo formado inicialmente por una treintena de entidades, empresas y organizaciones ciudadanas, además del mismo Ayuntamiento de Barcelona, que se ha ido ampliando hasta el actual centenar.

Cinco principios tenían que guiar la acción del Pacto: sostenibilidad, con eficiencia, ahorro de recursos y respecto al medio ambiente; derecho a la movilidad de todo el mundo; garantizar la calidad de vida de todos los ciudadanos y ciudadanas; garantizar la seguridad y la disciplina viaria y actuaciones urbanísticas según las necesidades de movilidad.

"Los peatones hemos perdido parte del espacio que habíamos recuperado"

Joan Estevedordal, de la asociación Barcelona Camina-Asociación en defensa de los derechos de los peatones trae más de 25 años pensando y proponiendo soluciones sobre la movilidad a pie en Barcelona.

Comparado con otras ciudades, ¿cómo se encuentra Barcelona para andar? Mucho mejor. Creo que es pionera en este aspecto. Barcelona tiene una accesibilidad muy buena, por ejemplo con los pasos de peatones. Pero también, los últimos años, esta accesibilidad ha menguado y todas las aceras están ocupadas. Hemos recuperado espacio pero también se ha ido perdiendo con el mobiliario, las motos aparcadas, las bicicletas que circulan o las terrazas. La ley antitabaco ha expulsado a muchas personas de los locales hacia las aceras.

¿Hay infraestructura para considerar andar como un medio de transporte? La ciudad tiene más de 100 hectáreas de zonas de peatones, y se hacen más de 2.500.000 desplazamientos a pie. Es el medio de transporte más utilizado a la ciudad. Entonces parece bastante positivo. Pero se tiene que ir más allá, y para promover más todavía desplazarse a pie, sobre todo hay que cumplir la normativa que tenemos sobre mobiliario, motos y, sobre todo, bicis. No sólo es una cuestión de comodidad, también lo es de seguridad.

Además de desplazarnos, ¿hacemos salud? Está claro, pero con un matiz. Andar por cualquier gran ciudad, Barcelona incluida, es estar expuesto a unos niveles de contaminación importantes, sobre todo al centro. Entonces, estos niveles también se tienen que reducir para hacer de andar una actividad realmente saludable.

Pacificación de la calle Roc Boronat

Pacificación de calles para promover espacios de encuentro y el ocio urbano

Uno de los objetivos primordiales del Plan de Movilidad Urbana es convertir Barcelona en una ciudad peatonal. Así se quiere luchar contra una realidad que se ha ido imponiendo en las últimas décadas, donde las funciones urbanas relacionadas especialmente con el encuentro y el recreo se han erosionado o desaparecido.

Actualmente, el 60% del espacio público se destina a la circulación y aparcamiento de vehículos motorizados, y por eso, la pacificación de calles y plazas comportará la promoción de los espacios de encuentro y el ocio urbano.

Diferentes son las actuaciones concretas a llevar a cabo para lograr estos objetivos como por ejemplo la pacificación de calles creando zonas de 30km/h o 20km/h, complementando esta iniciativa con el impulso del verde urbano y de zonas de plataforma única. Además, con la promoción de la movilidad sostenible se quiere redefinir la vida de los barrios como espacio de actividades y vida local, de reunión o de intercambio, juego y ocio.

Pacificación del tráfico en Pere IV

Un ejemplo claro de estas iniciativas son las llamadas 'superilles'. Esta reordenación urbanística permite impulsar la vida en los barrios y las relaciones vecinales en un entorno más agradable, seguro y saludable. Además de la superilla del Poblenou, la de Sant Antoni y la de Les Corts, ya en desarrollo, se está trabajando en el programa en Horta y Sants-Montjuic.En todos los casos con procesos de participación ciudadana.

A la vez, para promover los desplazamientos a pie, la campaña BCN, ciudad de peatones y la reordenación viaria han incidido en la necesidad de respetar a los peatones como colectivo más vulnerable y reservar las aceras como espacio seguro para las personas. También ha insistido en la necesidad de controlar que cada cual se mueva por su lugar, tal como bicis en carriles segregados y buses en carriles exclusivos.

Otras medidas han sido la campaña de refuerzo sobre la normativa de aparcamiento de motos y circulación de bicicletas, y la modificación del Ordenanza de Circulación de Peatones y Vehículos para los vehículos de movilidad personal.

La mejora de la red de transporte público es otra de las estrategias de movilidad para conseguir una ciudad más saludable. El fomento del uso de un transporte público que sea eficiente y sostenible contribuye de manera fundamental a cambiar el modelo de movilidad hacia una ciudad más agradable y saludable. El objetivo es incrementar los desplazamientos en transporte público un 3,5%, y para lograrlo se están realizando mejoras en las infraestructuras existentes y el desarrollo de la de la red de metro, buzo y tranvía.

El fomento del uso de la bicicleta y la mejora de la infraestructura ciclista de la ciudad es otra pata del Plan de Movilidad y de la Estrategia de la Bicicleta. La infraestructura de carriles bici tiene 184 kilómetros y la implementación continúa con el objetivo de llegar a 233 kilómetros a finales de año. Desde el 2015, la red de carriles bici –conjuntamente con las vías ciclables como las calles 30km/h o 20km/h– se ha incrementado un 67%, se han priorizado los criterios de calidad para garantizar la seguridad y la racionalidad de toda la red y una buena convivencia con otras modas de transportes.

La implantación se ha acompañado de sesiones informativas a los barrios.. Esto es, carriles unidireccionales y en calzada, cruces exclusivos para las bicicletas, zonas avanzadas para facilitar el giro a los semáforos, nuevos aparcamientos de bicis o motos como cordón de separación entre carriles bici y carriles de circulación y una señalización mejor.

Además, a finales de año se pondrá en marcha el nuevo servicio de Bicing que funcionará 24 horas los 365 días del año, permitirá la reserva anticipada, triplicará el número de bicis eléctricas actuales y hará mixtas las estaciones. El objetivo es incrementar en un 67% los desplazamientos en bici.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.