Oficinas de la OMIC
Oficinas de la OMIC CEDIDA

Con este motivo, la primera teniente de alcalde, Zaida González, junto a la concejal de Participación Ciudadana, Marisa Zamora, y la concejal de la Oficina, Yolanda Moliné, giraron hoy una visita a las instalaciones de la OMIC para reconocer la labor de las profesionales que están al frente de este servicio.

Zaida González destacó que "la OMIC ofrece un balance notable de gestión en atención a los consumidores de Santa Cruz, como atestiguan los números de estas tres décadas de servicio, que, a su vez reflejan una sociedad cada día más exigente y cada día más conocedora de sus derechos y de cómo defenderlos".

En ese sentido, Marisa Zamora explicó que "la labor de la OMIC no se reduce en exclusiva a recoger y tramitar en su caso las reclamaciones de la ciudadanía, sino que desarrolla una importante labor en materia de información y formación de los derechos de los consumidores".

En su opinión, "una sociedad moderna y próspera está siempre formada por hombres y mujeres capaces y exigentes".

Yolanda Moliné, por su parte, informó de que "precisamente con ocasión del día internacional de los derechos de los consumidores, la Oficina saldrá de sus instalaciones al encuentro con la sociedad a través de la instalación de distintas carpas informativas en diferentes emplazamientos de la capital".

Las tres representantes municipales coincidieron además en que "la OMIC está en buenas manos, en muy buenas manos, no en vano está dirigida y atendida 8 mujeres que forman un gran equipo al servicio de Santa Cruz".

UNA HISTORIA DESTACADA

La OMIC de Santa Cruz nació hace prácticamente 30 años (1989) y en este tiempo ha atesorado un balance importante, revelándose como un cauce útil, accesible y práctico en la defensa de los consumidores de la ciudad.

En la actualidad, según datos ofrecidos por la propia Oficina, la naturaleza más común de las reclamaciones atiende a materias relacionadas con el Consumo, entre las que cabe destacar las cuestiones relacionadas con la telefonía móvil y fija, el transporte aéreo, las relaciones con entidades financieras y aseguradoras y las compras en grandes superficies comerciales.

El ámbito de actuación de la OMIC concierne a los consumidores y usuarios, entendidos éstos como las personas físicas, jurídicas y entidades sin personalidad jurídica que actúan con un propósito ajeno a su actividad comercial, empresarial, oficio u profesión.

En consecuencia, el objeto de la defensa de los consumidores y por tanto de la OMIC no incluye las relaciones privadas entre particulares, las relaciones de las empresas con sus proveedores, las reclamaciones dirigidas a una administración pública y las reclamaciones iniciadas en vía judicial o sobre las que recaiga una sentencia, que tiene un cauce administrativo propio.

Las funciones básicas de la OMIC consisten en informar, ayudar, orientar y asesorar en materia de consumo, ejercer la mediación voluntaria en conflictos de consumidores y empresas y desplegar programas y campañas informativas.

La Oficina atiende a cualquier ciudadano, vecino o residente en el municipio, y lo hace presencialmente o por vía telemática.

Mayoritariamente, los consumidores que acuden a la OMIC lo hacen en persona, y es lógico porque de esta forma pueden explicar con precisión el motivo de la reclamación e informarse 'in situ' sobre el procedimiento a seguir y la documentación a acreditar en cada caso.