UGT reclama en la negociación colectiva salarios mínimos de 1.000 euros al mes en cada convenio, impulsando el crecimiento de los salarios más bajos. Asimismo apuesta por mejorar los derechos laborales y la protección social derogando la reforma laboral y revertiendo los recortes en servicios públicos esenciales y, sobre todo, aprovechar los periodos de crecimiento para fortalecer la economía apostando por un cambio en el modelo productivo, con un decidido impulso a los sectores industriales.

En términos interanuales el IPC en Aragón varía un 1,0%, porcentaje una décima inferior al nacional. Por provincias: en Huesca lo hacen un 0,1%, en Teruel un 0,2% y en Zaragoza un 0,2%.

Los precios aumentaron en febrero de 2018 arrastrados por los paquetes de telefonía y turísticos, los servicios de alojamientos y restauración y, la subida de la electricidad.

UGT ha apuntado, en una nota de prensa, que se está creando empleo, pero es "empleo de escasa calidad y muy mal remunerado. Nuestro país se sitúa a la cabeza de la Unión Europea en crecimiento de la desigualdad".

Desde el sindicato han apuntado que "tras las pérdidas de poder adquisitivo de los salarios, las pensiones y prestaciones sociales, la mejora en el reparto de la renta continúa sin llegar. Al contrario, en 2017 las rentas salariales y las pensiones han vuelto a perder poder adquisitivo, mientras los beneficios empresariales crecen a un ritmo del 5,2% y ya superan con creces los niveles anteriores a la crisis".

Por todo ello, UGT Aragón ha reiterado que es necesario que suban los salarios y pensiones para garantizar la sostenibilidad en el tiempo del crecimiento económico.

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.