Coche Restaurante de la Compañía Internacional de Coches Cama fabricado en 1926
Coche Restaurante de la Compañía Internacional de Coches Cama fabricado en 1926 ASOCIACIÓN DE AMIGOS DEL FERROCARRIL

Se trata de dos piezas emblemáticas de la colección que esta asociación custodia en su sede de Casetas, dos antiguos coches de viajeros destinados a servicios de lujo en los grandes expresos que recorrían la geografía española a mediados del siglo XX.

Uno de los vehículos que se está restaurando es el WR-2747, un Coche Restaurante de la Compañía Internacional de Coches Cama fabricado en 1926. Dicha compañía era también la propietaria del Orient Express, razón por la que este vehículo es similar a los coches restaurante del mítico expreso europeo protagonista de la novela de Agatha Christie, 'Asesinato en el Oriente Express'.

El coche dispone de 49 plazas con sus correspondientes mesas, conservando el interiorismo original de madera que refleja el lujo y el encanto de los años 20 gracias a la caoba y a los detalles de marquetería. Además, está equipado con su cocina original de carbón, que permitía cocinar durante el trayecto para los comensales de todo el tren.

El otro coche en proceso de restauración es el ZZ-1601, un Coche Salón fabricado en 1955 y destinado al transporte de autoridades del Gobierno y de la Dirección de Renfe. El interior de este coche está distribuido en 4 departamentos equipados con dos camas y lavabo para trayectos largos.

Además de los departamentos dispone de un enorme salón con espacio para más de 20 personas, equipado con un sofá y una enorme mesa central que permitía realizar reuniones durante los trayectos. Cuando las autoridades requerían un desplazamiento ferroviario, este coche era acoplado en cola del expreso que fuera hacia el destino requerido; por ello, en su extremo, este coche dispone de un "mirador" que permite observar la vía cómodamente desde el salón.

HOMOLOGADO

La restauración de los vehículos ha sido iniciada recientemente con la preparación de estos coches para su traslado a Madrid, donde serán revisados y reparados por un taller homologado que los habilitará para volver a circular por la red ferroviaria. El traslado de los coches se realizará por la operadora Alsa Rail.

Una vez se haya realizado la revisión y los coches vuelvan a Zaragoza, será el turno de que los socios voluntarios de AZAFT realicen la restauración del interiorismo y de

la estética exterior, con el objetivo de devolverles todo el esplendor de su época en servicio.

Esta operación de restauración requerirá una inversión aproximada de 20.000 euros, que sufragará la asociación con fondos propios. Una vez restaurados, estos vehículos podrán acoplarse a la composición habitual del Tren Azul, el convoy histórico con el que AZAFT realiza viajes turísticos a diversos destinos recreando un expreso de mediados del siglo XX. El considerable aumento de plazas que aportarán estos dos coches permitirá amortizar su inversión a largo plazo.

Además de realizar viajes, estos coches podrán formar parte de la exposición del futuro Museo del Ferrocarril de Aragón, un proyecto que AZAFT lleva reivindicando más de 30 años.

Durante los últimos meses se han mantenido varias reuniones entre la asociación y el Gobierno de Aragón, aportando ideas para un museo ferroviario con tres sedes ubicadas en tres emblemáticos puntos ferroviarios de cada provincia: Canfranc, Casetas y Caminreal.

Con el avance de este proyecto la Asociación de Amigos del Ferrocarril confían en la consecución de un espacio que permita que estos dos coches de lujo, y otros muchos vehículos históricos que AZAFT custodia, puedan ser visitables para la sociedad.

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.