Los trabajadores de Amazon
Protesta de trabajadores de Amazon en el centro de San Fernando en marzo de 2018. EMILIO ORDIZ

Tras la imposibilidad de llegar a un acuerdo entre la empresa y los empleados, los sindicatos han acordado convocar una huelga de 48 horas para los días 21 y 22 de marzo en el mayor centro logístico de Amazon en España, ubicado en la localidad madrileña de San Fernando, para reclamar la mejora de sus condiciones laborales.

Los trabajadores, que se concentran a modo de protesta desde esta medianoche frente a las puertas del centro, han recibido apoyo por parte de varios grupos políticos y ayuntamientos de la Comunidad de Madrid, como Izquierda Unida Madrid, Somos Alcalá, el Partido Comunista de Madrid o el Ayuntamiento de Coslada, que se reunió con el Comité de Empresa este lunes.

En el centro, el primero que Amazon abrió en España, trabajan 1.100 personas de plantilla y otras 900 temporales, según los sindicatos, que defienden el mantenimiento de un convenio colectivo propio, así como mejoras laborales acordes al crecimiento del gigante del comercio electrónico.

Los trabajadores contaban con un convenio colectivo propio que se consiguió en 2015. En 2016 finalizó y, durante 17 meses de negociaciones, tal y como denuncian los representantes de la plantilla, Amazon "sólo ha puesto sobre la mesa que el centro se rija por el convenio colectivo provincial, que ofrece menos garantías".

De hecho, CSIT Unión Profesional, sindicato que ostenta el 38 por ciento de la representación de la plantilla, ha interpuesto una demanda en los Juzgados de lo Social de Madrid contra la multinacional por "su negativa a avenirse a desarrollar una negociación de los derechos laborales de sus empleados, en el marco del convenio colectivo que tenían firmado".

"Sin subida de sueldo desde 2016"

Los sindicatos critican que los trabajadores llevan sin subida salarial desde que caducó el convenio. Hasta ahora negociaban subidas anuales siempre superiores al IPC, pero aseguran que la multinacional pretende que el incremento lo marque el convenio provincial, que "actualmente es menor que el que se había logrado en el centro de trabajo". Además, pese a que el convenio provincial incluye aumentos por antigüedad, señalan los sindicatos, que Amazon "no está por la labor de aplicarlos en su totalidad".

La cobertura por baja laboral es uno de los puntos que más preocupa a los empleados, al igual que otra de las novedades establecidas por la compañía. Se trata de la supresión de una de las tres categorías laborales que existen en la empresa, los llamados T2, responsables de inventario, que pasarían a ser mozos de almacén o T1.

Para los convocantes esto significa "un descenso de categoría de una parte importante de la plantilla" que, por el contrario, seguiría realizando las mismas funciones. "La propuesta de la empresa supondría, además, la reducción del precio de las horas extraordinarias, de las horas del trabajo en festivos y en el turno de noche", lamentan.

Prácticas 'antihuelga'

Desde el Comité de Empresa de Amazon también han criticado durante esta semana supuestas prácticas "antihuelga" de la empresa. Aseguran que la multinacional "está echando un pulso" a los empleados del centro, y la acusan de estar "utilizando toda su maquinaria" para "desanimar y contrarrestar" esta huelga, que definen como "fuerte pero pacífica".

"Ya no es solo que la empresa quiera hacernos retroceder en derechos laborales, parece querer escarmentar y humillar a una plantilla que mayoritariamente ha apoyado la convocatoria de una huelga. Quizás como medida ejemplarizante al resto de almacenes de Europa", apunta el Comité.

Los representantes sindicales afirman que la huelga "será un triunfo sin lugar a dudas", y mantienen que impedirán la salida de cualquiera de los millones de artículos almacenados en San Fernando de Henares, dentro de esta huelga que va camino de convertirse en la mayor que sufre Amazon en Europa, después de las vividas hace pocos meses en Alemania, Francia e Italia.