Lambán en la capilla ardiente de Elías Yanes.
Lambán en la capilla ardiente de Elías Yanes. EUROPA PRESS

En declaraciones a los medios de comunicación en el Salón del Trono del Palacio Arzobispal de la capital aragonesa, Lambán ha explicado que, sobre todo durante su etapa como presidente de la Diputación Provincial de Zaragoza, tuvo el "privilegio" de tratar con Yanes. Ha sostenido que se trataba de "un hombre de trato exquisito, culto, discreto y de sólidos principios religiosos y humanistas". El trato que tuvieron, ha continuado, siempre fue "respetuoso", aunque "desde la discrepancia", y llegaron a colaborar en algunos ámbitos.

"Yanes fue de los entendió que los poderes públicos se tenían que producir al margen de la Iglesia, aunque hubiese buena relación entre ellos. Negoció, por ejemplo, con los gobiernos socialistas de Felipe González, teniendo como interlocutor a Alfonso Guerra, todo lo relacionado con la educación, llegando a veces a acuerdos que no satisfacían nada a la enseñanza privada y religiosa". De esta forma, ha elogiado su talante "democrático" inspirado en el Concilio Vaticano II.

Lambán ha aprovechado para señalar que en España se está siendo "bastante injusto" con personas de la Iglesia que hacen aportaciones "muy importantes" para "la convivencia y para la modernización de este país", desde el punto de vista de "los principios constitucionales y de la justicia". "Se olvida con frecuencia a estos personajes que resultaron muy importantes y decisivos para aquella transición ejemplar de la dictadura a la democracia".

"Elías Yanes fue un hombre de la Iglesia, de sólidos principios religiosos y humanistas, que dio la talla cuanto tuvo que hacerlo junto a otros hombres importantes de la Iglesia española". Por ello, ha considerado que hay que recordarlo.

Ha incidido en que el arzobispo emérito de Zaragoza fue "muy querido" por los aragoneses que supieron valorar sus aportaciones "a distintos terrenos, incluido el de la cultura". Ha sostenido que ha sido uno de los hombres que ha hecho que este país sea "en este momento lo que es, a pesar de todo; un gran país".

Lambán ha recordado que, en una de las visitas que realizó al Palacio Arzobispal cuando era presidente de la DPZ, Elías Yanes le regaló una edición primorosamente encuadernada en piel, muy bien editada con unas ilustraciones magníficas, de una antología de poesía bíblica hebrea, con su traducción al español. "De vez en cuando lo ojeo y cuando supe de su fallecimiento lo volví a mirar otra vez, que es algo que hago con frecuencia para acordarme de él y, sobre todo, porque hay una poesía absolutamente maravillosa".

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.